mayo 19, 2024

Diseño universal y accesibilidad

Ejemplos de diseño accesible

El diseño universal también se denomina diseño inclusivo, diseño para todos o diseño para toda la vida. En su concepción inicial, el diseño universal se centraba en cuestiones de usabilidad. «El diseño de productos y entornos para que puedan ser utilizados por todas las personas, en la mayor medida posible, sin necesidad de adaptación o diseño especializado» (Mace, 1985).

En los últimos diez años, el énfasis se amplió a cuestiones más amplias de inclusión social. Una definición más reciente es más relevante para todos los ciudadanos sin ignorar a las personas con discapacidad. En ella se afirma que el diseño universal es «un proceso que permite y capacita a una población diversa mejorando el rendimiento humano, la salud y el bienestar, y la participación social» (Steinfeld y Maisel, 2012). En resumen, el Diseño Universal hace que la vida sea más fácil, más sana y más amable para todos.

El Diseño Universal aumenta el potencial de desarrollo de una mejor calidad de vida para una amplia gama de individuos. También reduce el estigma al situar a las personas con discapacidad en igualdad de condiciones. Aunque no sustituye a la tecnología de asistencia, el Diseño Universal beneficia a las personas con limitaciones funcionales y a la sociedad en su conjunto. Ayuda a las personas a ser más autosuficientes y a participar en la sociedad. Para las empresas y el gobierno, reduce la carga económica de los programas y servicios especiales diseñados para ayudar a los ciudadanos, clientes o consumidores individuales.

Diseño universal para el aprendizaje

Muchos confunden el diseño universal con la accesibilidad. El diseño universal incluye la accesibilidad y no se centra únicamente en ella. Más bien, el Diseño Universal amplía la definición de Accesibilidad al incluir a todas las personas, no sólo a las personas con discapacidad. Un paso importante es cambiar la percepción de lo que hay que hacer para que el contenido sea accesible. Piensa en el alumno móvil, por ejemplo. ¿Cómo se pueden ofrecer contenidos que se adapten a sus necesidades? Es necesario un cambio de mentalidad para abordar estas preocupaciones desde el contexto de la accesibilidad hacia el contexto del acceso.

El diseño universal es el diseño y la composición de un entorno para que todas las personas puedan acceder a él, comprenderlo y utilizarlo en la mayor medida posible, independientemente de su edad, tamaño, capacidad o discapacidad (1). Es diseñar para todos los usuarios, más que para el usuario típico o medio.

Un recurso debe estar diseñado para satisfacer las necesidades de todas las personas que deseen utilizarlo. No debe ser un requisito adicional establecido sólo en beneficio de una minoría de la población con necesidades especiales. Es una condición fundamental del buen diseño. Si un entorno es accesible, utilizable, cómodo y agradable de usar, todos se benefician. El diseño universal no consiste en acomodarse. Se trata de un buen diseño que funciona para todos.

Principios de diseño universal

Qué es el diseño universalEl diseño universal es el diseño y la composición de un entorno para que todas las personas puedan acceder a él, comprenderlo y utilizarlo en la mayor medida posible, independientemente de su edad, tamaño, capacidad o discapacidad. Un entorno (o cualquier edificio, producto o servicio de ese entorno) debe estar diseñado para satisfacer las necesidades de todas las personas que deseen utilizarlo. No se trata de un requisito especial, en beneficio de sólo una minoría de la población. Es una condición fundamental del buen diseño. Si un entorno es accesible, utilizable, cómodo y agradable de usar, todos se benefician. Al tener en cuenta las diversas necesidades y capacidades de todos a lo largo del proceso de diseño, el diseño universal crea productos, servicios y entornos que satisfacen las necesidades de las personas. En pocas palabras, el diseño universal es un buen diseño.

Ejemplos de diseño universal

La accesibilidad y la igualdad de oportunidades para todos en la era digital han adquirido una importancia creciente en la última década. De una forma u otra, el concepto de accesibilidad se tiene en cuenta en mayor o menor medida en la mayoría de los proyectos que desarrollan sistemas interactivos. Sin embargo, el concepto varía entre las distintas profesiones, culturas y grupos de interés. El diseño para todos, el acceso universal y el diseño inclusivo son nombres diferentes de enfoques que se centran en gran medida en aumentar la accesibilidad del sistema interactivo para el mayor número posible de usuarios. Pero, ¿en qué se diferencian todos estos conceptos y cuál es la filosofía subyacente en todos ellos? El objetivo de este artículo es investigar los distintos conceptos utilizados para la accesibilidad, su desarrollo metodológico e histórico y algunos aspectos filosóficos del concepto. Se puede concluir que hay poco o ningún consenso en cuanto a la definición y el uso del concepto y, en consecuencia, se corre el riesgo de aportar menos accesibilidad al público objetivo. Especialmente en la normalización internacional, la falta de consenso es sorprendente. Sobre la base de este debate, los autores abogan por una definición mucho más exhaustiva del concepto y discuten los efectos que puede tener sobre la mensurabilidad, la conformidad con las normas y la usabilidad general para el mayor número posible de usuarios objetivo.