mayo 24, 2024

Dios y el universo documental

Dios de las maravillas dvd

La animación se ha utilizado durante mucho tiempo para enseñar los conceptos de la religión a los nuevos adeptos, así que no es absurdo, en principio, que Ryuho Okawa ministre a las masas a través del anime en «Las Leyes del Universo: La Era de Elohim».

Pero el profeta y fundador de la «Ciencia Feliz» debe contar con un montón de ojos y oídos acríticos que acojan su mensaje pan-teísta con mentes no contaminadas por, digamos, la exposición a los Muchos Mitos y Credos y, lo que es más importante, a las muchas películas de las que se ha inventado este goulash de anime religioso.

«Age of Elohim», ambientada hace cientos de millones de años en el pasado de la Tierra, presenta un universo de razas espaciales que compiten entre sí y que van desde los humanos o los elfos hasta los simios, los felinos y los reptiles, todos ellos envueltos en una lucha de razas buenas «vulnerables» contra las malas «agresivas».

Los aficionados al cine notarán que las imágenes y las ideas han sido tomadas de todo, desde «Campo de batalla» hasta «Las crónicas de Narnia», con soldados-cangrejo de «Starship Troopers» metidos en la ensalada en un momento dado.

Esa es también la teología que vende nuestro gurú japonés. «El Buda primordial del Universo» asigna dioses para gobernar planetas y sistemas estelares, con Lord Elohim como gobernante de la Tierra. Los personajes hablan de «la Verdad Suprema de Dios».

Película de Dios

Un Dios que podría ser real» en el universo científico : 13.7: Cosmos y Cultura Si nos tomamos en serio nuestros conocimientos científicos, podemos redefinir a Dios de una manera nueva y poderosa que amplíe nuestro pensamiento y pueda ayudar a motivarnos y unirnos, dice la bloguera invitada Nancy Ellen Abrams.

Primera parte de dos. (Lea la segunda parte aquí.) «Dios» es una palabra. Si la definimos, aunque sea inconscientemente, como algo que no puede existir en nuestro universo, desterramos la idea de Dios de nuestra realidad y tiramos por la borda toda posibilidad de incorporar una potente metáfora espiritual a un panorama verdaderamente coherente. Pero si nos tomamos en serio los fiables -y, por tanto, inestimables- conocimientos científicos e históricos que ahora poseemos, podemos redefinir a Dios de una forma radicalmente nueva y potenciadora que amplíe nuestro pensamiento y pueda ayudar a motivarnos y unirnos en la peligrosa era en la que la humanidad está entrando. Durante más de 30 años, he asistido a una de las revoluciones científicas más apasionantes de nuestro tiempo, la revolución de la cosmología. En los años 70, el gran misterio cosmológico era éste: Si el Big Bang fue simétrico en todas las direcciones, ¿por qué el universo en expansión actual no es sólo una sopa más grande de partículas? En cambio, las hermosas galaxias espirales y elípticas están dispersas por todas partes, pero no al azar; se encuentran a lo largo de filamentos invisibles, como purpurina lanzada sobre líneas de pegamento. Donde se cruzan varios filamentos grandes, se han formado grandes cúmulos de galaxias. ¿Por qué? ¿Qué pasó con la sopa? ¿De dónde procede toda esta estructura?

Dios y la creación

Nuestro fascinante universo defiende que el universo fue creado por Dios mediante el diseño inteligente, pero este documental basado en la fe ofrece mucha información redundante antes de llegar a su mensaje religioso. El puñado de expertos astrónomos, cosmólogos y teólogos que aparecen aquí -entre ellos el profesor de teología del King’s College, Alister McGrath, y el profesor de matemáticas de Oxford, John C. Lennox- no se identifican como predispuestos a creer en el diseño inteligente hasta muy al final del documental. A pesar de estas advertencias, Nuestro fascinante universo ofrece un amplio panorama de lo que sabemos sobre el cosmos y, en especial, de lo que se ha aprendido (o aceptado) en los últimos cien años, incluida la teoría del Big Bang y las pruebas científicas de que el universo se está expandiendo. Este manual de cosmología -ilustrado con impresionantes imágenes de telescopios espaciales- conduce finalmente al argumento de que, dado que la Tierra está tan bien adaptada para albergar vida, esto sugiere fuertemente la mano de Dios en la creación. Sea cual sea la posición de cada uno sobre esta hipótesis, sigue siendo divertido escuchar a los académicos hablar de «otras Tierras» y «el multiverso», entre otros conceptos alucinantes. Los extras del DVD incluyen entrevistas adicionales. Una buena opción de compra. Aud: P. (T. Keogh)

Película sobre el camino de Dios

A mitad de Ad Astra, la tripulación de una nave espacial bendice a uno de ellos con las palabras: «Que te encuentres con tu Redentor cara a cara y disfrutes de la visión de Dios para siempre». Y me senté más erguido. Antes de esa escena, no estaba seguro de qué tipo de película era ésta, aparte de una historia sobre Brad Pitt como un astronauta de calma sobrenatural y emocionalmente cerrado en un futuro cercano.

Esta oración, y algunas otras pistas clave que se dejan caer a lo largo de la película, ponen un marco a esa imagen. Sí, Ad Astra es una película sobre viajes espaciales, sobre un hombre interpretado por Brad Pitt que busca a su padre en los confines del sistema solar. Pero también es una película sobre Dios.

No es un tema inusual para la ciencia ficción; incluso cuando no se trata específicamente de una entidad llamada Dios, la ciencia ficción suele tratar la idea de la trascendencia, de sentirse empequeñecido por un mundo que se extiende mucho más allá de nuestros ojos. Tampoco es un territorio desconocido para el cine de prestigio; en los últimos años, tanto Silencio, de Martin Scorsese, como First Reformed, de Paul Schrader, han contado historias sobre un Dios que calla.