mayo 26, 2024

Dios egipcio creador del universo

Dios de la luna mitología egipcia

En la única columna de texto que aparece en el reverso de esta estatuilla de loza de Ptah, se reconoce al dios como un dios creador y se le denomina «el que hizo el cielo y que dio origen a la artesanía». El texto nos dice además que Ptah ofrecerá vida, prosperidad, salud y toda la felicidad al propietario/dedicatario de la estatuilla.

¿De dónde venimos y cómo empezó nuestro mundo? Durante miles de años, los pueblos de las culturas de todo el mundo han ideado historias para explicar la creación de sus dominios. Los antiguos egipcios no fueron diferentes en este sentido. Al examinar su literatura religiosa y las representaciones que la acompañaban, podemos comprender cómo explicaban la creación del mundo en el que vivían. Sus creencias eran complejas y reflejaban su entorno natural. En este ensayo para Glencairn Museum News, la Dra. Jennifer Houser Wegner, conservadora asociada de la sección egipcia del Penn Museum, nos introduce en el fascinante tema de los mitos de la creación del antiguo Egipto, incluyendo el contexto cosmológico de varios objetos de la galería egipcia del Glencairn Museum.

Mitos egipcios

En un barrio del noroeste de los suburbios de El Cairo, cubierto por 20 metros de tierra, la urbanización y los ecos perdidos de la historia, se encuentra la antigua Iwn, la ciudad que fue testigo de la creación del universo. Esta ciudad, llamada posteriormente Heliópolis (ciudad del dios sol) por los griegos y más tarde Ain-Shams (ojo del sol) por los árabes, es probablemente uno de los lugares religiosos más antiguos del mundo. Aunque sus restos no excavados yacen bajo siglos de campos y asentamientos, el lugar sigue siendo un monumento simbólico a Ra, el mayor dios del antiguo Egipto. La historia del origen de cómo Ra engendró todo lo que se conoce es tan fascinante como esclarecedora:

Antes de la creación, según la mitología egipcia, sólo la oscuridad abarcaba el Océano Primigenio del que saldría la vida. Cuando el aliento de vida era fuerte y estaba listo, la entidad llamada Atum decidió que era el momento de comenzar la Creación. Una isla emergió del agua para sostener a esta divinidad, que se manifestó en forma de Ra, el dios del sol de Egipto.

En una colina primigenia, Ra creó de sí mismo a los primeros dioses, Shu (la sequedad y el aire), y a su compañero Tefnut (la humedad), que engendrarían a otros dioses para completar el Cosmos: Geb el dios de la Tierra y Nut la diosa del Cielo. A su vez, estos dos dieron a luz a los Principios de la vida, es decir, a Osiris, el Ser Perfecto, que finalmente gobernaría el resto del mundo -que Ra se ocupó de crear nombrando los elementos. Y por cierto, la humanidad surgió de las lágrimas de sus ojos.

Dios egipcio del camino

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero carece de las correspondientes citas en línea. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Septiembre de 2017) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Ptah /ˈtɑː/[1] (egipcio antiguo: ptḥ, reconstruido [piˈtaħ]; griego antiguo: Φθά; copto: ⲡⲧⲁϩ; fenicio: ,[2] romanizado: ptḥ)[3][nota 1] es una antigua deidad egipcia, dios creador[4] y patrón de los artesanos y arquitectos. En la tríada de Menfis, es el esposo de Sekhmet y el padre de Nefertem. También se le considera el padre del sabio Imhotep.

Ptah es un dios creador egipcio que concibió el mundo y lo hizo realidad mediante el poder creativo de la palabra. Un himno a Ptah que data de la Vigésima Segunda Dinastía de Egipto dice que Ptah «elaboró el mundo en el diseño de su corazón», y la Piedra de Shabaka, de la Vigésima Quinta Dinastía, dice que Ptah «dio vida a todos los dioses y a sus kas también, a través de este corazón y esta lengua»[5].

Seth dios

Neith era una de las deidades más antiguas del panteón egipcio, conocida como la diosa de la creación. También es la diosa de las artes domésticas y de la guerra, pero éstas son sólo algunas de sus muchas funciones.    Neith era conocida sobre todo por ser la creadora del universo con todo lo que hay en él y por poseer el poder de controlar su funcionamiento. Esta es la historia de una de las deidades más poderosas y complejas de la mitología egipcia.

Neith, conocida como la «Primera», era una diosa primordial que simplemente llegó a existir. Según algunas fuentes, se autogeneró por completo. Su nombre se deletrea de varias maneras, como Net, Nit y Neit, y todos estos nombres tienen el significado de «la aterradora» por su inmensa fuerza y poder. También recibió varios títulos, como «Madre de los Dioses», «La Gran Diosa» o «Abuela de los Dioses».

Estos fueron sólo algunos de los hijos de Neith, pero la leyenda dice que tuvo muchos más. Aunque tuvo o creó hijos, se creía que era una virgen para la eternidad que tenía el poder de procrear sin ayuda masculina. Sin embargo, algunos mitos tardíos la presentan como la esposa de Sobek en lugar de su madre, mientras que en otros era la esposa de Khnum, el dios de la fertilidad del Alto Egipto.