mayo 19, 2024

Diluvio universal capilla sixtina

Significado del cuadro del diluvio

InicioArteLa Capilla Sixtina: Despliegue y explicaciónLa Capilla Sixtina: Desplegada y explicadaLas pinturas de la Capilla Sixtina son algunas de las obras de arte más famosas y conmovedoras del mundo. Este artículo desvela todo lo que necesitas saber sobre estas legendarias obras maestras.10 de mayo de 2020 – Por Mia Forbes, licenciada en ClásicosLa Capilla Sixtina, paredes interiores y techo pintados al fresco, Miguel Ángel

Si hubiera una lista de las maravillas del mundo del arte, el techo de la Capilla Sixtina del Vaticano se encontraría sin duda en la cima. Es posible que se haya sumado a los cinco millones de ávidos conocedores que visitan la emblemática sala cada año, e incluso puede que se haya colado una foto prohibida de sus legendarias pinturas. Pero, ¿cuánto sabe realmente sobre la historia, el significado y la importancia del arte que alberga? Siga leyendo para conocer todos los datos, interpretaciones y controversias que rodean a esta obra maestra que marcó una época.

Las pinturas del techo de la Capilla Sixtina han llegado a personificar el arte del Alto Renacimiento, un periodo que generalmente se considera que abarcó las décadas entre 1490 y 1530. Durante estos años, los maestros italianos produjeron una gran cantidad de impresionantes obras maestras en forma de pinturas, dibujos, esculturas, edificios y escritos. Inspirados en los ideales estéticos de las antiguas civilizaciones griega y romana, los artistas del Alto Renacimiento desarrollaron la perspectiva lineal, las formas naturalistas y el uso de la luz que habían introducido sus precursores. En el centro de su obra estaba la belleza. Más concretamente, la belleza celestial asociada a lo divino. Así, artistas como Leonardo da Vinci, Miguel Ángel y Rafael crearon obras maestras armoniosas, trascendentes y emotivas que personifican el esfuerzo humano por ascender a nuevas alturas espirituales.

El techo de la Capilla Sixtina pintado por Miguel Ángel

Michelangelo di Lodovico Buonarroti Simoni nació el 6 de marzo de 1475 en Caprese, una pequeña ciudad situada cerca de Arezzo, en la Toscana. Despreciaba la pintura al óleo. Decía que sólo era «apropiada para las mujeres… o para los ociosos como Sebastiano del Piombo». Le parecía un arte menos viril y menos puro que la escultura y, en particular, lo despreciaba por elevar los rasgos del color sobre los de la idea. También odiaba los retratos, en los que sólo veía «una adulación de la ociosidad y de las ilusiones imperfectas de los sentidos». No satisfecho con menospreciar la pintura, Miguel Ángel aseguró su inferioridad con respecto a la escultura. Esta última es, pues, una opinión diametralmente opuesta a la de Leonardo.

En 1488, Miguel Ángel ya era uno de los aprendices en el taller de Domenico Ghirlandaio, donde pronto descubrió que la escultura era su verdadera vocación. De hecho, nunca buscó pintar, y sólo lo hizo cuando se vio obligado a hacerlo. Siguiendo sus inclinaciones artísticas, del taller de Ghirlandaio decidió trasladarse al estudio de Giovanni di Bertoldo, alumno de Donatello, que era el director de una escuela de escultura y de las colecciones de antigüedades clásicas de Lorenzo de’ Medici. Allí, Miguel Ángel tuvo la oportunidad de entrar en contacto con los miembros del círculo de la Academia Platónica de los Médicis entre 1490 y 1492, rodeado no sólo de los miembros de la familia Médicis, sino también del círculo de intelectuales que los frecuentaban. En este ambiente, conoció y también tuvo la oportunidad de aprender la filosofía humanista y la literatura de su tiempo.

El entierro (michelangelo)

Cuando Miguel Ángel tenía más de 20 años, esculpió el David de cinco metros de altura. A sus contemporáneos les pareció que este coloso rivalizaba o incluso superaba la escultura griega y romana antigua. El David -y sus esculturas posteriores, como Moisés y los esclavos- demostraron la asombrosa capacidad de Miguel Ángel para hacer que el mármol pareciera de carne y hueso. Tanto es así que resulta difícil imaginar que fueron creadas con un martillo y un cincel.

En la pintura, si nos fijamos en el techo de la Capilla Sixtina de Roma, con sus elegantes desnudos y poderosas figuras sentadas, y en la imagen, ahora icónica, de la Creación de Adán, Miguel Ángel estableció un nuevo estándar para la pintura de la figura humana, en el que el cuerpo no era sólo un actor en una narrativa, sino emocional y espiritualmente expresivo por sí mismo.

Y luego está su arquitectura, en la que Miguel Ángel reordenó las formas antiguas de un modo totalmente nuevo y dramático. No es de extrañar, pues, que Vasari, que conoció a Miguel Ángel, escribiera sobre cómo éste destacaba en las tres artes: pintura, escultura y arquitectura:

El diluvio pintando la capilla sixtina

La bóveda del techo de la Sixtina cubre 800 metros cuadrados de pintura al fresco. Las figuras más grandes consisten en los Profetas y Sibilas del mundo antiguo, todos prediciendo la venida de Cristo. Sobre las ventanas, los espacios triangulares y los lunetos están decorados con una serie de hombres y mujeres que esperan el nacimiento del salvador. Hay cuatro pechinas en las esquinas pintadas con escenas de la salvación del pueblo de Israel.Esta página se centra en las pinturas del centro de la bóveda de la Capilla.

El centro de la bóveda de la Capilla Sixtina está decorado con nueve escenas del Génesis, cuatro grandes y cinco pequeñas.  Tres de los episodios describen la Creación, tres la historia de Adán y Eva, y tres cuentan la historia de Noé. La secuencia de pinturas es la siguiente, desde el extremo sur de la Capilla.

La separación de la luz y las tinieblas La creación de los cuerpos celestes La separación de la tierra y el agua La creación de Adán La creación de Eva La caída del hombre y la expulsión del paraíso El sacrificio de Noé El diluvio La embriaguez de Noé