julio 13, 2024

Diego rivera el hombre controlador del universo analisis

Vídeo de Diego Rivera

Hombre en la encrucijada (1934) fue un fresco de Diego Rivera en el Rockefeller Center de Nueva York. Originalmente estaba previsto que se instalara en el vestíbulo del 30 de Rockefeller Plaza, el edificio principal del centro. El hombre en la encrucijada mostraba los aspectos de la cultura social y científica contemporánea. Tal como se instaló originalmente, era una obra de arte de tres paneles. Un panel central representaba a un trabajador controlando maquinaria. El panel central estaba flanqueado por otros dos paneles, La frontera de la evolución ética y La frontera del desarrollo material, que representaban respectivamente el socialismo y el capitalismo.

La familia Rockefeller aprobó la idea del mural: mostrar el contraste del capitalismo frente al comunismo. Sin embargo, después de que el New York World-Telegram se quejara de la obra, calificándola de «propaganda anticapitalista», Rivera añadió imágenes de Vladimir Lenin y de un desfile del Primero de Mayo soviético como respuesta. Cuando se descubrió esto, Nelson Rockefeller -en aquel momento director del Rockefeller Center- quiso que Rivera retirara el retrato de Lenin,[2] pero Rivera no estaba dispuesto a hacerlo. En mayo de 1933, Rockefeller ordenó que se revocara el mural y, por tanto, que se destruyera antes de que estuviera terminado, lo que provocó protestas y boicots de otros artistas[3] El hombre en la encrucijada fue despegado en 1934 y sustituido por un mural de Josep Maria Sert tres años después. Sólo existen fotografías en blanco y negro del mural original incompleto, tomadas cuando Rivera sospechaba que podía ser destruido. Utilizando las fotografías, Rivera volvió a pintar la composición en México con el título variante de El hombre, controlador del universo.

Diego rivera rockefeller center

La versión original de El hombre, controlador del universo, de Diego Rivera, nunca fue vista por el público. Esto se debe a que el hombre que lo encargó en 1932, el multimillonario Nelson Rockefeller, ordenó que se destruyera porque el cuadro incluía una imagen del líder de la Revolución Rusa Vladimir Lennon.

Rockefeller pidió a Rivera que eliminara la imagen de Lennon y la sustituyera por cualquier otro rostro. Rivera se negó, pero ofreció añadir el rostro del presidente Lincoln. Los dos hombres nunca se pusieron de acuerdo. Rockefeller pagó la totalidad de los honorarios de Rivera y luego destruyó el cuadro, que en realidad era un largo mural en dos piezas hecho para ser colgado en el Rockefeller Center.

Diego Rivera pintó entonces una segunda versión. Esta obra, El hombre, controlador del universo, se considera su obra más importante. Representa la aparición del hombre en una nueva era científica e industrial. El centro de la imagen muestra a un hombre robusto vestido con un mono de trabajo y con guantes gruesos. Su mano agarra una palanca. Detrás de él hay una parte de un engranaje gigante. Desde esta figura central se extienden lo que parecen ser cuatro alas. Dentro de cada ala hay escenas trascendentales de estrellas y galaxias, pero también de organismos biológicos, como células y bacterias.

Murales de Diego Rivera

Como profesor de lectura en un centro de enseñanza media imán de bellas artes, naturalmente incluyo las bellas artes en mi plan de estudios. Muchos de mis estudiantes se trasladan a mi escuela por sus habilidades artísticas. Estas habilidades incluyen: orquesta, banda, coro, danza, gimnasia, teatro y por supuesto arte. Como cualquier profesor sabe, la mejor manera de conseguir que un niño se interese por el aprendizaje es hacerlo relevante para su vida. El objetivo de esta unidad es precisamente eso.

Las biografías son un género que enseñamos en la lectura. Me he dado cuenta de que muchos de mis alumnos nunca han leído una biografía cuando llegan a mí en sexto curso. Tampoco han leído mucho de no ficción. Les interesa la ficción, especialmente la fantasía. A mí también me encantan estos libros, pero la no ficción también es muy importante. Al fin y al cabo, los libros de texto de todas las demás asignaturas están escritos en no ficción. Así que es aquí donde empiezo mi unidad.

El objetivo de esta unidad es introducir a los alumnos en el género de la no ficción, centrándose específicamente en las biografías. Esta unidad introducirá las biografías mediante la lectura de breves biografías de Frida Kahlo y Diego Rivera. Leeremos dos biografías breves de Kahlo y compararemos cómo varían las historias de un autor a otro. La comparación de textos es una habilidad importante que se aprende en la escuela media. Ayuda a los alumnos a analizar el texto y a pensar en él de formas nuevas y diferentes. A continuación, los alumnos leerán una breve biografía de Rivera en pequeños grupos. A continuación, crearán una línea de tiempo de su vida y escribirán un párrafo cronológico que resuma lo que han leído. Al final de la unidad estarán muy familiarizados con las vidas de Frida Kahlo y Diego Rivera. Habrán leído, analizado y comparado biografías de diferentes autores. También se les darán breves biografías de varias personas para que las lean y las parafraseen. Por último, los alumnos crearán un cuaderno autobiográfico de sí mismos.

Hombre en la encrucijada original

El muralismo mexicano es uno de los temas más célebres de la historia del arte latinoamericano. Sus formas eran convincentes y populares. Su ámbito geográfico de influencia fue amplio. Pero, ¿qué era? ¿Quiénes eran los tres hombres, también llamados «Los Tres Grandes», a los que se atribuye su popularidad internacional? ¿Y cuál era el concepto de indigenismo al que se adherían muchos de estos artistas? Lea las siguientes selecciones y vea las películas para averiguarlo.

El muralismo mexicano tuvo un profundo impacto en Estados Unidos. Influyó en el arte de la Works Progress Administration en la década de 1930. Los propios muralistas mexicanos también crearon varios murales en lugares de Estados Unidos. En esta lección, aprenderás sobre este impacto a través de un estudio más detallado de dos murales de Diego Rivera, uno de los cuales se encuentra en el campus de CCSF Ocean.

Créditos de la película: Diego Rivera, Hombre controlador del universo (u hombre en la máquina del tiempo), 1934, fresco, 4,85 x 11,45 m en el Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México Ponentes: Dra. Beth Harris y Dr. Steven Zucker. Creado por Beth Harris y Steven Zucker.