mayo 24, 2024

Dermatologia universidad de chile

Calefacción por suelo radiante

¿Está preparado para el invierno? En Canadá, sabemos la importancia de asegurarse de que su casa está preparada para el viento extremo, la nieve, el hielo y las temperaturas bajo cero que pueden traer nuestros inviernos.Mantenerse cómodo durante los meses de frío empieza por tener la solución de calefacción adecuada para su hogar que funcione sin problemas y con eficiencia durante toda la temporada. Tanto si está pensando en actualizar su equipo de calefacción, como si necesita una reparación o busca formas de ahorrar energía este invierno, esta guía le ayudará a responder a sus preguntas y le proporcionará la información necesaria para tomar decisiones inteligentes e informadas sobre su equipo de calefacción.

El proceso de encontrar el equipo de calefacción adecuado para su hogar puede parecer a menudo una tarea abrumadora. Hay una gran variedad de opciones a considerar y, dependiendo de las necesidades de su hogar, hay diferentes características disponibles para personalizar su equipo para un confort óptimo.Para ayudarle a navegar a través de esta compleja decisión de compra o alquiler, a continuación se presentan algunos detalles sobre las diversas opciones y respuestas a preguntas comunes sobre la calefacción del hogar.

Tipos de hornos

Un horno o caldera totalmente eléctrico no tiene pérdidas por la chimenea. El índice AFUE de un horno o caldera totalmente eléctrico está entre el 95% y el 100%. Los valores más bajos son para las unidades instaladas en el exterior porque tienen una mayor pérdida de calor por la chaqueta. Sin embargo, a pesar de su alta eficiencia, el mayor coste de la electricidad en la mayor parte del país hace que los hornos o calderas totalmente eléctricos sean una opción poco rentable. Si le interesa la calefacción eléctrica, considere la posibilidad de instalar un sistema de bomba de calor.

Si su horno o caldera es viejo, está desgastado, es ineficaz o está muy sobredimensionado, la solución más sencilla es sustituirlo por un modelo moderno de alto rendimiento. Los viejos quemadores de carbón que se cambiaron a petróleo o gas son los principales candidatos a ser sustituidos, así como los hornos de gas natural con luces piloto en lugar de encendidos electrónicos. Los sistemas más nuevos pueden ser más eficientes, pero siguen estando sobredimensionados, y a menudo pueden modificarse para reducir su capacidad de funcionamiento.

Las unidades de combustión sellada de alto rendimiento suelen producir un gas de escape ácido que no es adecuado para las chimeneas viejas sin revestimiento, por lo que el gas de escape debe ventilarse a través de un nuevo conducto o la chimenea debe revestirse para acomodar el gas ácido (véase la sección sobre el mantenimiento de una ventilación adecuada más adelante).

Caldera

En una caldera convencional, el gas natural se conduce a un quemador situado en el interior de una cámara de combustión. Allí, el gas se mezcla con el aire y se enciende mediante un piloto, una chispa o un dispositivo similar controlado por un termostato. La llama calienta una caja metálica -el intercambiador de calor- por la que se calienta el aire de la habitación a su paso. Los gases de escape que desprenden los quemadores salen al exterior a través de un conducto de humos que sube por el techo o, en los modelos más nuevos de alta eficiencia, a través de una pared.

En un horno de gas, el aire frío se introduce en el registro de retorno y es calentado por el intercambiador de calor; una serie de quemadores de gas dentro de una cámara de combustión. El aire caliente se expulsa y se distribuye por la casa. Los gases de escape de los quemadores de gas salen del edificio a través de un respiradero.

Un ventilador impulsado por un motor tira del aire hacia el registro de retorno. El aire pasa a través de un filtro y se desplaza entre los elementos eléctricos de calefacción. El aire, ahora caliente, se expulsa del sistema y se distribuye por toda la casa.

Btu afue etapa g

Un horno forma parte del sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado del interior de los edificios y proporciona calefacción al edificio calentando el aire y enviándolo a través de los conductos. También pueden denominarse calderas o calentadores (aunque ambos son términos más generales). Los hornos pueden funcionar con diferentes combustibles, pero principalmente funcionan con gas natural o petróleo[2] Los hornos y la calefacción suponen una gran parte de la factura energética de los hogares, alrededor del 29% en EE.UU.[3] En Canadá, este valor es aún mayor. Las estimaciones de 2009 mostraron que la calefacción doméstica representaba aproximadamente el 63% de los costes energéticos de un hogar[4]. Este valor también puede variar mucho en todo el país, ya que los climas y las necesidades de calefacción difieren enormemente. Además, la forma en que los canadienses eligen calentar su casa varía según la ubicación, por lo que la eficiencia de los distintos métodos de calefacción es única en todo el país. Para obtener más información sobre las diferencias en el uso de la energía en los hogares de Canadá, consulte la Encuesta sobre el uso de la energía en los hogares de Recursos Naturales de Canadá. Debido a este alto porcentaje de uso de energía de los hornos, es importante tener una configuración adecuada en el termostato para garantizar el ahorro de dinero.