junio 21, 2024

Declaración universal de los derechos humanos segunda guerra mundial

Derechos humanos básicos

La Segunda Guerra Mundial duró de 1939 a 1945 y, a medida que se acercaba el final, las ciudades de Europa y Asia yacían en ruinas. Millones de personas murieron, millones más se quedaron sin hogar o murieron de hambre. Las fuerzas rusas se acercaban a los restos de la resistencia alemana en Berlín, la capital bombardeada. En el Pacífico, los marines estadounidenses seguían luchando contra las fuerzas japonesas atrincheradas en islas como Okinawa.

En abril de 1945, delegados de cincuenta países se reunieron en San Francisco llenos de optimismo y esperanza. El objetivo de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional era crear un organismo internacional para promover la paz y evitar futuras guerras. Los ideales de la organización se enunciaron en el preámbulo de su carta propuesta: «Nosotros, los pueblos de las Naciones Unidas, estamos resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la humanidad sufrimientos indecibles.»

En 1948, la nueva Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas había captado la atención del mundo. Bajo la dinámica presidencia de Eleanor Roosevelt, viuda del Presidente Franklin Roosevelt, defensora de los derechos humanos por derecho propio y delegada de Estados Unidos ante la ONU, la Comisión se dispuso a redactar el documento que se convertiría en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Roosevelt, a quien se atribuye su inspiración, se refirió a la Declaración como la Carta Magna internacional para toda la humanidad. Fue adoptada por las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948.

Ley de derechos humanos

Hace 70 años, tras un periodo sombrío en el que se sucedieron dos guerras mundiales consecutivas, los países miembros de la recién creada Organización de las Naciones Unidas aprobaron un documento que supuso un hito en la garantía de los derechos humanos: la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Para celebrar esta fecha, hemos recopilado algunas preguntas y respuestas que explican la importancia de la Declaración y cómo ha contribuido directamente a garantizar los derechos:

Los derechos humanos son los derechos que tenemos por el mero hecho de ser humanos. Así de sencillo. Esto significa que todos tenemos derecho a cosas absolutamente fundamentales y esto es igual para todos, sin distinción de raza, color, sexo, lengua, religión o situación. En principio, estos derechos pretenden garantizar la dignidad de las personas, de forma irrevocable, es decir, no son derechos que se puedan restringir o retirar. Están garantizados. En este sentido, todo el mundo debe tener acceso a los mismos derechos. Entre ellos están el derecho a la educación, a la salud, a la libre expresión, entre otros.

Historia de los derechos humanos

En respuesta a las atrocidades del Holocausto y la Segunda Guerra Mundial, la recién creada Organización de las Naciones Unidas (ONU) creó la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH). Adoptada en 1948, este documento histórico describe los derechos fundamentales que merecen todas las personas.

Sin embargo, estos derechos aún no son universales. La DUDH nos inspira a actuar, a marcar la diferencia para «trabajar por» la realización de estos derechos esenciales para todos.    En el Museo esperamos que te unas a las filas de los Upstanders y te levantes frente a la injusticia y la desigualdad.

«Después de todo, ¿dónde empiezan los derechos humanos universales? En un lugar pequeño, cerca de casa – tan cerca y tan pequeño que no se pueden ver en ningún mapa del mundo…. Si estos derechos no tienen sentido allí, tienen poco sentido en cualquier parte» Primera Dama, Eleanor Roosevelt, Primera Presidenta de la Comisión de Redacción sobre Derechos Humanos de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Declaración Universal de los Derechos Humanos 1948

Nombre dado a la resolución 217 A (III) de la Asamblea General de las Naciones Unidas y a dos tratados internacionales establecidos por las Naciones Unidas. Consta de la Declaración Universal de Derechos Humanos (adoptada en 1948), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1966) con sus dos Protocolos Facultativos, y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966).

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) es una declaración adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 en el Palacio de Chaillot, París. La Declaración surgió directamente de la experiencia de la Segunda Guerra Mundial y representa la primera expresión global de lo que muchos creen que son los derechos a los que todos los seres humanos tienen derecho inherente. La DUDH insta a las naciones miembros a promover una serie de derechos humanos, civiles, económicos y sociales, afirmando que estos derechos forman parte del «fundamento de la libertad, la justicia y la paz en el mundo». Su objetivo es reconocer que «la dignidad intrínseca y los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana son el fundamento de la libertad, la justicia y la paz en el mundo». Las Naciones Unidas publican el texto completo en su sitio web.