junio 17, 2024

Declaracion universal de los derechos humanos naciones unidas 1948

Convenio Europeo de Derechos Humanos

Fue la visión de un mundo mejor lo que llevó a hombres y mujeres de todo el mundo a París hace más de 70 años, en 1948. Un mundo en el que todas las personas estarían protegidas como individuos, con su dignidad sacrosanta. Con este objetivo en mente, adoptaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Esta se basa en la premisa de que todos los seres humanos poseen «dignidad intrínseca y derechos iguales e inalienables», sin distinción alguna de color, sexo, lengua o religión. Todo el mundo tiene derecho a los derechos humanos, por el mero hecho de serlo y con independencia de cualquier característica que pueda utilizarse para diferenciar a las personas.

El compromiso de Alemania con la defensa de los derechos humanos es también una lección aprendida del capítulo más oscuro de nuestra historia. Así, la dignidad humana y los derechos humanos inviolables e inalienables están consagrados en el artículo 1 de la Ley Fundamental alemana «como fundamento de toda comunidad, de la paz y de la justicia en el mundo». Así pues, la Ley Fundamental no sólo garantiza los derechos humanos en Alemania, sino que también nos obliga a trabajar para proteger la dignidad humana y las libertades fundamentales en todo el mundo.

Naciones Unidas Derechos humanos

Sin embargo, a lo largo de la existencia de Alemania Oriental, era más probable que el SED invocara la Declaración Universal que sus oponentes internos. El SED llegó a considerar la Declaración Universal y el sistema de derechos humanos de la ONU en su conjunto como un aliado del bloque socialista, y el contenido de la DUDH se reflejaba en los logros del socialismo dentro de las fronteras de la RDA. Durante décadas, esto no fue cuestionado por los alemanes orientales a escala masiva, hasta que muy repentinamente, a finales de la década de 1980, los derechos humanos y la DUDH se convirtieron en símbolos de la oposición democrática. Este artículo trazará la trayectoria de la DUDH en el discurso público de Alemania Oriental desde su aprobación en 1948 y la reacción del SED en la Zona de Ocupación Soviética, pasando por las conmemoraciones de la DUDH en sus numerosos aniversarios antes del colapso definitivo del SED en 1989.

En los primeros diez años de existencia de la DUDH, el SED se vio dividido en cuanto a lo que representaba: ¿un noble esfuerzo por hacer realidad los derechos humanos en todo el mundo frente a las potencias imperialistas o un esfuerzo subversivo e ilegítimo de Occidente por proporcionar un pretexto para interferir en los asuntos internos del Bloque del Este? Ya en 1946, en respuesta a los ataques de los socialdemócratas, el SED había dado a conocer un nuevo eslogan: «no hay derechos humanos sin socialismo»[1]. Sin embargo, la decisión del Bloque del Este de abstenerse sobre la DUDH en la ONU, junto con Arabia Saudí y Sudáfrica, supuso que la cobertura mediática de Alemania del Este sobre su aprobación fuera discreta. En un artículo de portada del órgano nacional del SED, Neues Deutschland, el titular proclamaba «La lucha por los derechos humanos es la lucha contra el viejo y el nuevo fascismo», pero citaba al delegado soviético, Andrei Vyshinsky, diciendo que, tal y como estaba redactada, la DUDH representaba una «injerencia insoportable en los asuntos internos de todos los Estados»[2].

Lista de la declaración de derechos humanos de la onu

Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho, en condiciones de igualdad, a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda incitación a tal discriminación.

Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.

2 Nadie podrá ser condenado por una acción o una omisión que, en el momento en que haya sido cometida, no constituya una infracción según el Derecho nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena más grave que la aplicable en el momento de cometerse la infracción penal.

Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación.

Firmantes de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Los traumáticos acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial pusieron de manifiesto que los derechos humanos no siempre son respetados universalmente. El exterminio de casi 17 millones de personas durante el Holocausto, incluidos 6 millones de judíos, horrorizó al mundo entero. Después de la guerra, los gobiernos de todo el mundo hicieron un esfuerzo concertado para fomentar la paz internacional y prevenir los conflictos. El resultado fue la creación de las Naciones Unidas en junio de 1945.

En 1948, representantes de los 50 Estados miembros de las Naciones Unidas se reunieron bajo la dirección de Eleanor Roosevelt (Primera Dama de los Estados Unidos 1933-1945) para elaborar una lista de todos los derechos humanos de los que debían disfrutar todas las personas del mundo.

El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas anunció la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH): 30 derechos y libertades que nos pertenecen a todos. Siete décadas después, los derechos que incluían siguen constituyendo la base de toda la legislación internacional sobre derechos humanos.

Eleanor Roosevelt estuvo muy implicada en la defensa de los derechos civiles y el activismo social. Fue nombrada presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU que redactó la DUDH. En el décimo aniversario de la DUDH, Eleanor pronunció un discurso en las Naciones Unidas titulado «¿Dónde empiezan los derechos humanos?». Parte de su discurso se ha hecho famoso por captar la razón por la que los derechos humanos son para cada uno de nosotros, en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana: