mayo 27, 2024

Declaracion universal de los derechos del niño onu

Estados miembros de la UNCRC

La Declaración de los Derechos del Niño, a veces conocida como Declaración de Ginebra de los Derechos del Niño, es un documento internacional de promoción de los derechos del niño, redactado por Eglantyne Jebb y aprobado por la Sociedad de Naciones en 1924, y adoptado en forma ampliada por las Naciones Unidas en 1959.

Este texto fue aprobado por la Asamblea General de la Sociedad de Naciones el 26 de noviembre de 1924 como Carta Mundial del Bienestar del Niño, y fue el primer documento sobre derechos humanos aprobado por una institución intergubernamental[1]. Los Jefes de Estado y de Gobierno se comprometieron a incorporar sus principios en la legislación nacional. En Francia, se ordenó su exhibición en todas las escuelas[2].

Tras considerar una serie de opciones, incluida la de redactar una declaración completamente nueva, las Naciones Unidas resolvieron en 1946 adoptar el documento, en una versión muy ampliada, como su propia declaración de los derechos del niño. Muchos gobiernos diferentes participaron en el proceso de redacción. En 1948 se adoptó una versión ligeramente ampliada, con siete puntos en lugar de cinco.[3] Posteriormente, el 10 de diciembre de 1959, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una Declaración de los Derechos del Niño, basada en la estructura y el contenido del original de 1924, con diez principios. Una resolución adjunta, propuesta por la delegación de Afganistán, pedía a los gobiernos que reconocieran estos derechos, se esforzaran por su aceptación y dieran la mayor difusión posible al documento[4][5] Esta fecha ha sido adoptada como el Día Universal del Niño.

Derechos de los niños

La Declaración Universal fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948. Motivada por las experiencias de las guerras mundiales precedentes, la Declaración Universal fue la primera vez que los países se pusieron de acuerdo en una declaración global de derechos humanos inalienables.

La Declaración Universal incluye derechos civiles y políticos, como el derecho a la vida, la libertad, la libertad de expresión y la privacidad. También incluye derechos económicos, sociales y culturales, como el derecho a la seguridad social, la salud y la educación.

Sin embargo, es una expresión de los valores fundamentales que comparten todos los miembros de la comunidad internacional. Y ha tenido una profunda influencia en el desarrollo del derecho internacional de los derechos humanos. Algunos sostienen que, dado que los países han invocado sistemáticamente la Declaración durante más de sesenta años, ésta se ha convertido en vinculante como parte del derecho internacional consuetudinario.

Una versión simplificada de la convención de las naciones unidas sobre los derechos del niño

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño es un amplio tratado de derechos humanos que consagra derechos específicos de los niños en el derecho internacional. Fue adoptado por las Naciones Unidas en 1989 y define principios y normas universales para la situación y el trato de los niños en todo el mundo.

Se ha desarrollado una herramienta de evaluación del impacto en la infancia (CIA) para ayudar a las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales de Nueva Zelanda a evaluar si las propuestas políticas mejorarán el bienestar de los niños y los jóvenes.

Esto apoya el compromiso de Nueva Zelanda con la UNCROC y el desarrollo de políticas que consideren explícitamente los impactos potenciales sobre los niños y los jóvenes. Los organismos gubernamentales están obligados a considerar y aplicar los principios de la UNCROC en su trabajo con y para los niños y jóvenes.

Convención derechos del niño pdf

Según los términos de la Convención, los gobiernos deben satisfacer las necesidades básicas de los niños y ayudarles a alcanzar su pleno potencial. Para ello es fundamental el reconocimiento de que todos los niños tienen derechos fundamentales básicos. Estos incluyen el derecho a:

En el año 2000, se añadieron dos protocolos facultativos a la CDN. Uno de ellos pide a los gobiernos que garanticen que los niños menores de 18 años no sean reclutados por la fuerza en sus fuerzas armadas. El segundo pide a los Estados que prohíban la prostitución infantil, la pornografía infantil y la venta de niños como esclavos. Ya han sido ratificados por más de 120 Estados.