mayo 19, 2024

Declaracion universal de los derechos del ciudadano

Derechos humanos pdf

Los representantes del pueblo francés, organizados en Asamblea Nacional, creyendo que la ignorancia, el descuido o el desprecio de los derechos del hombre son la única causa de las calamidades públicas y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto consignar en una declaración solemne los derechos naturales, inalienables y sagrados del hombre, a fin de que esta declaración, estando constantemente ante todos los miembros del cuerpo social, les recuerde continuamente sus derechos y sus deberes; a fin de que los actos del poder legislativo

para que los actos del poder legislativo, así como los del poder ejecutivo, puedan ser comparados en cualquier momento con los objetos y propósitos de todas las instituciones políticas y puedan así ser más respetados, y, por último, para que los agravios de los ciudadanos, basados en lo sucesivo en principios simples e incontestables, tiendan al mantenimiento de la constitución y redunden en la felicidad de todos. Por lo tanto, la Asamblea Nacional reconoce y proclama, en presencia y bajo los auspicios del Ser Supremo, los siguientes derechos del hombre y del ciudadano:

Derecho internacional de los derechos humanos

La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (en francés: Déclaration des droits de l’homme et du citoyen de 1789), establecida por la Asamblea Nacional Constituyente de Francia en 1789, es un documento de derechos humanos civiles de la Revolución Francesa[1]. Inspirada en los filósofos de la Ilustración, la Declaración fue una declaración central de los valores de la Revolución Francesa y tuvo un gran impacto en el desarrollo de las concepciones populares de la libertad individual y la democracia en Europa y en todo el mundo[2].

Los conceptos de la Declaración proceden de los deberes filosóficos y políticos de la Ilustración, como el individualismo, el contrato social teorizado por el filósofo ginebrino Rousseau y la separación de poderes propugnada por el barón de Montesquieu. Como se puede ver en los textos, la declaración francesa estaba muy influenciada por la filosofía política de la Ilustración y los principios de los derechos humanos, al igual que la Declaración de Independencia de Estados Unidos, que la precedió (4 de julio de 1776).

La declaración define un conjunto único de derechos individuales y colectivos para todos los hombres. Influidos por la doctrina de los derechos naturales, estos derechos se consideran universales y válidos en todo tiempo y lugar. Por ejemplo, «Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en el bien común»[12] Tienen ciertos derechos naturales a la propiedad, a la libertad y a la vida. Según esta teoría, el papel del gobierno es reconocer y asegurar estos derechos. Además, el gobierno debe ser llevado a cabo por representantes elegidos[13].

Derechos humanos

Los traumáticos acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial pusieron de manifiesto que los derechos humanos no siempre se respetan de forma universal. El exterminio de casi 17 millones de personas durante el Holocausto, incluidos 6 millones de judíos, horrorizó al mundo entero. Después de la guerra, los gobiernos de todo el mundo hicieron un esfuerzo concertado para fomentar la paz internacional y prevenir los conflictos. El resultado fue la creación de las Naciones Unidas en junio de 1945.

En 1948, los representantes de los 50 Estados miembros de las Naciones Unidas se reunieron bajo la dirección de Eleanor Roosevelt (Primera Dama de los Estados Unidos 1933-1945) para elaborar una lista de todos los derechos humanos de los que deberían disfrutar todas las personas del mundo.

El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas anunció la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH): 30 derechos y libertades que nos pertenecen a todos. Siete décadas después, los derechos que incluían siguen siendo la base de toda la legislación internacional sobre derechos humanos.

Eleanor Roosevelt estuvo muy implicada en la defensa de los derechos civiles y el activismo social. Fue nombrada presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU que redactó la DUDH. En el décimo aniversario de la DUDH, Eleanor pronunció un discurso en las Naciones Unidas titulado «¿Dónde empiezan los derechos humanos?». Parte de su discurso se ha hecho famoso por captar la razón por la que los derechos humanos son para cada uno de nosotros, en todas las partes de nuestra vida cotidiana:

¿Qué son los derechos humanos?

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) es un documento internacional adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas que consagra los derechos y libertades de todos los seres humanos. Redactada por un comité de la ONU presidido por Eleanor Roosevelt, fue aceptada por la Asamblea General como Resolución 217 durante su tercera sesión, el 10 de diciembre de 1948, en el Palacio de Chaillot de París (Francia)[1] De los 58 miembros de las Naciones Unidas que había entonces, 48 votaron a favor, ninguno en contra, ocho se abstuvieron y dos no votaron[2].

Durante la Segunda Guerra Mundial, los Aliados -conocidos formalmente como las Naciones Unidas- adoptaron como objetivos básicos de guerra las Cuatro Libertades: libertad de expresión, libertad de religión, libertad del miedo y libertad de la miseria. [17][18] Hacia el final de la guerra, se debatió, redactó y ratificó la Carta de las Naciones Unidas para reafirmar «la fe en los derechos fundamentales del hombre y en la dignidad y el valor de la persona humana» y comprometer a todos los Estados miembros a promover «el respeto universal a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión, y la efectividad de tales derechos». [19] Cuando las atrocidades cometidas por la Alemania nazi se hicieron plenamente evidentes después de la guerra, el consenso en la comunidad mundial fue que la Carta de la ONU no definía suficientemente los derechos a los que se refería[20][21] Se consideró necesario crear una declaración universal que especificara los derechos de las personas para hacer efectivas las disposiciones de la Carta sobre los derechos humanos[22].