mayo 24, 2024

Declaracion universal de los derechos de la niñez

Cuáles son los derechos de los niños

Es imposible que cualquier organismo de bienestar, a cualquier nivel, ignore la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CDN) de 1989. Toda la planificación de políticas y programas para la infancia pretende estar «basada en los derechos», y esta Convención está inscrita en las declaraciones de misión de los organismos intergubernamentales y las organizaciones no gubernamentales. Justifica la existencia de una miríada de organizaciones y especialistas en derechos del niño. Todo esto ha ocurrido en el espacio de poco más de dos décadas, de modo que parece que la historia de los derechos del niño es reciente, moderna y novedosa.

Como para ilustrar el axioma de que la historia siempre la escriben los «ganadores», los héroes y heroínas de la historia de los derechos del niño son adultos. De hecho, esta historia narra cómo y por qué se escribió la CDN, más que el desarrollo de los derechos del niño. También se basa esencialmente en las historias escritas por las naciones dominantes del Norte.

Las primeras nociones europeas de lo que ahora se reconocería como derechos del niño hacían hincapié tanto en la necesidad de protección especial de los niños como en su lugar en la sociedad dentro de las familias y las escuelas, pero no en el lugar de trabajo. Aunque estas ideas estuvieron vigentes durante todo el siglo XIX (en la reforma del trabajo infantil, por ejemplo), la primera identificación de los niños como sujetos de derechos, más que como objetos de preocupación, suele asociarse a la obra de Eglantyne Jebb. Uno de los resultados de las experiencias de esta espléndida dama eduardiana en el trabajo caritativo con el Fondo de Ayuda a Macedonia durante la Guerra de los Balcanes de principios del siglo XX fue que, al estallar la Primera Guerra Mundial, se declaró pacifista. Esta no fue una decisión popular entre el jingoísta público británico, pero ella se mantuvo incondicional, insistiendo en que «todas las guerras se libran contra los niños».

Los derechos humanos de los niños

En los países industrializados de principios del siglo XX no existían normas de protección para los niños. Era habitual que trabajaran junto a los adultos en condiciones insalubres e inseguras. El creciente reconocimiento de las injusticias de su situación, impulsado por una mayor comprensión de las necesidades de desarrollo de los niños, condujo a un movimiento para protegerlos mejor.

La Sociedad de Naciones adopta la Declaración de Ginebra sobre los Derechos del Niño, redactada por Eglantyne Jebb, fundadora del Fondo Save the Children. La Declaración establece que todos los pueblos deben a los niños el derecho a: medios para su desarrollo; ayuda especial en tiempos de necesidad; prioridad para el socorro; libertad económica y protección contra la explotación; y una educación que inculque la conciencia y el deber social.

La Asamblea General de las Naciones Unidas adopta la Declaración de los Derechos del Niño, que reconoce, entre otros, el derecho de los niños a la educación, al juego, a un entorno propicio y a la atención sanitaria.

Con los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, los Estados miembros de las Naciones Unidas prometen defender la igualdad de derechos -incluyendo la educación y la protección- de todos los niños.

Convención sobre los derechos del niño

Considerando que, de conformidad con los principios proclamados en la Carta de las Naciones Unidas, el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana es el fundamento de la libertad, la justicia y la paz en el mundo,

Teniendo presente que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre y en la dignidad y el valor de la persona humana, y se han propuesto promover el progreso social y elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad,

Reconociendo que las Naciones Unidas, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en los Pactos Internacionales de Derechos Humanos, han proclamado y acordado que toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en ellos, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición,

Convencidos de que la familia, como grupo fundamental de la sociedad y medio natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus miembros y, en particular, de los niños, debe recibir la protección y la asistencia necesarias para que pueda asumir plenamente sus responsabilidades dentro de la comunidad,

Derechos del niño y derechos humanos

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (UNCROC) es un tratado integral de derechos humanos que consagra derechos específicos de los niños en el derecho internacional. Fue adoptado por las Naciones Unidas en 1989 y define principios y normas universales para la situación y el trato de los niños en todo el mundo.

Se ha desarrollado una herramienta de evaluación del impacto en la infancia (CIA) para ayudar a las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales de Nueva Zelanda a evaluar si las propuestas políticas mejorarán el bienestar de los niños y los jóvenes.

Esto apoya el compromiso de Nueva Zelanda con la UNCROC y el desarrollo de políticas que consideren explícitamente los impactos potenciales sobre los niños y los jóvenes. Los organismos gubernamentales están obligados a considerar y aplicar los principios de la UNCROC en su trabajo con y para los niños y jóvenes.