mayo 27, 2024

Cuántos años han pasado desde el diluvio universal

La historia del arca de Noé

Para muchos, la teoría de la evolución es el fundamento de las ciencias geológicas y biológicas. Dado que la evolución está tan ampliamente aceptada en gran parte de la comunidad académica, muchos creen que el registro geológico sólo puede interpretarse siguiendo las pautas evolutivas.

Estas directrices, ampliamente aceptadas, muestran supuestamente que el presente es la clave del pasado. Según este concepto (a menudo llamado uniformitarianismo), puesto que ahora no se producen inundaciones mundiales o globales, no las hubo en el pasado.

Engañados o confundidos por la comunidad científica, muchos lectores del Génesis han cedido al concepto de un diluvio regional o local. Sin embargo, la Biblia es muy clara sobre la magnitud y el alcance del diluvio de Noé. El relato bíblico, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, nos dice con firmeza que el planeta Tierra fue realmente cubierto por un diluvio universal. (Para obtener información de fondo sobre lo que realmente hay detrás de la creencia de muchos científicos en la evolución y su efecto en su visión de la Biblia, solicite sus copias gratuitas de Creación o Evolución: ¿Importa realmente lo que usted cree? y La pregunta definitiva de la vida: ¿Existe Dios?)

Jahwist

«Este diluvio inundó Tesalia. Deucalión, que escapó de ella, construyó un templo a Júpiter Frigio, es decir, a Júpiter, cuya ayuda le había salvado de la inundación. El monumento seguía en pie en tiempos de Peisistratos, que lo restauró y lo consagró a Júpiter Olímpico, convirtiéndolo en uno de los mejores edificios de Grecia. Seguía existiendo con el mismo nombre en el reinado de Adriano, que mandó hacer muchas obras en él. Deucalión también inauguró las celebraciones en honor de los que habían perecido en el diluvio; se seguían celebrando en tiempos de Sila, el primer día del mes de Antiesterión, y se llamaban ἱδροΦορια».

Estos monumentos establecen con certeza que el evento ocurrió. La fecha del diluvio se calculó en 1529 a.C., tres años antes de que los judíos escaparan de Egipto. Esta es la opinión del padre Pétau, Rationarium temporum, parte I, libro I, cap. vii .

Según varios estudiosos, el diluvio de Ogyges ocurrió unos 300 años antes del diluvio de Deucalión , 1020 años antes de los primeros juegos olímpicos, en 1796 a.C. Esta es, en particular, la creencia del mismo autor ( Rationarium temporum, parte I, libro I, cap. 4 ; parte II, libro II, cap. 5 ).

大洪水の物語

Latynina señala los numerosos artículos publicados según los cuales «las islas Maldivas deberían haber desaparecido ya hace más de 20 años», y el Ártico está a punto de derrumbarse sobre el mundo de abajo, en palabras que el ex vicepresidente estadounidense Al Gore lleva repitiendo desde la cumbre de Copenhague de 2009. Las teorías científicas, cuando son refutadas por la realidad, suelen ser revisadas y corregidas, pero «si se refieren al fin del mundo, la refutación parece reforzarlas aún más».

Lo que no ocurrió en el 2000 se pospone al 2010, y en el 2022 se refuerza para las próximas décadas, al menos hasta el 2100, cuando según las últimas previsiones las aguas de los océanos subirán medio metro, o quizás más de dos metros, para otros hasta nueve metros por encima del nivel actual, haciendo desaparecer no sólo las Maldivas, sino casi toda Europa, cuyos supervivientes tendrán que trasladarse a Siberia; De hecho, entre 100 y 700 millones de personas están destinadas a morir ahogadas, según la autorizada revista Science and Nature, que ha pronosticado la desaparición de Miami y toda Florida en 80 años y la de Londres en 50, dado que «la altura sobre el nivel del mar de la capital británica es de sólo 11 metros».

Arca de Noé wiki

Supongamos que mañana coges el periódico y te sorprendes al ver los titulares que anuncian el descubrimiento de un gran barco en las laderas nevadas del monte Ararat, en el este de Turquía. Al hojear el artículo, te enteras de que un equipo del Instituto para la Investigación de la Creación ha desenterrado la nave y que sus mediciones y estudios han determinado que coincide perfectamente con la descripción del Arca de Noé que aparece en el libro del Génesis. ¿Sería esto una prueba, por así decirlo, de que los primeros capítulos de la Biblia eran verdaderos y que la historia que contaban de una creación de seis días y un diluvio universal era un relato sobrio y científico?

Tal vez sorprendentemente, la respuesta es no. Ni siquiera este sensacional hallazgo es suficiente para validar una lectura literal del Génesis. Nuestro continuo escepticismo se inscribe en la tradición del filósofo David Hume, quien escribió que «la locura y la torpeza de los hombres son fenómenos tan comunes que preferiría creer que los sucesos más extraordinarios surgen de su concurrencia antes que admitir una violación tan evidente de las leyes de la naturaleza». Como veremos, la historia del gran diluvio y del viaje del arca, tal como la exponen los creacionistas modernos, contiene tantas increíbles «violaciones de las leyes de la naturaleza» que no puede ser aceptada por ninguna persona pensante. A pesar de los ingeniosos esfuerzos por dar un grado de verosimilitud al relato, nada puede salvarse sin la intervención directa y constante de la deidad.