mayo 27, 2024

Cuales fueron las principales universidades de la edad media

Universidad de Perugia

Este artículo trata sobre las instituciones de Europa Occidental. Para otros centros primitivos de enseñanza superior, véase Antiguas instituciones de enseñanza superior. Para una visión general de las fundaciones medievales, véase Lista de universidades medievales.

Una universidad medieval era una corporación organizada durante la Edad Media con fines de enseñanza superior. Las primeras instituciones de Europa Occidental consideradas generalmente como universidades se establecieron en la actual Italia (incluyendo el Reino de Sicilia, el Reino de Nápoles y el Reino de Italia -que entonces formaba parte del Sacro Imperio Romano-), el Reino de Inglaterra, el Reino de Francia, el Reino de España, el Reino de Portugal y el Reino de Escocia entre los siglos XI y XV para el estudio de las artes y las disciplinas superiores de teología, derecho y medicina. [1] Durante el siglo XIV se produjo un aumento del crecimiento de las universidades y colegios en toda Europa,[2][página necesaria] Estas universidades evolucionaron a partir de escuelas catedralicias y monásticas cristianas mucho más antiguas, y es difícil definir la fecha exacta en que se convirtieron en verdaderas universidades, aunque las listas de studia generalia para la educación superior en Europa que posee el Vaticano son una guía útil.

Características de la universidad medieval

Durante el periodo medieval, las universidades europeas impartían el mismo plan de estudios amplio, aunque algunas optaban por estudiar una selección de textos ligeramente diferente dentro de estos temas. El plan de estudios de la universidad medieval se basaba predominantemente en las antiguas ideas griegas y romanas sobre la educación.

Un estudiante medieval comenzaba sus estudios con las Siete Artes Liberales, divididas en el Trivium (Gramática, Retórica y Lógica) y el Quadrivium (Aritmética, Astronomía, Geometría y Música). Se necesitaban 8 o 9 años para completarla.

Según un clérigo alemán que asistió a la Universidad de París en el siglo XIV, los niños empezaban a aprender la gramática a los siete años. Esto sugiere que un estudiante universitario debía llegar con un buen nivel de conocimientos gramaticales.

Sin embargo, un universitario aún tenía que pasar un año entero estudiando gramática. Durante este periodo, aprendían el arte de hablar, escribir y pronunciar. Los estudiantes también analizaban, memorizaban y escribían sus propios textos.

El estudio de la retórica enseñaba a los eruditos a expresarse con claridad, sobre todo de forma persuasiva. Esta era una habilidad útil y práctica para los clérigos, ya que sus compañeros esperaban de ellos que pronunciaran sermones claros.

¿Cómo empezaron las universidades medievales?

Los Maestros Regentes, que eran el cuerpo docente, pronto descubrieron que, además de un jefe ceremonial, necesitaban otros representantes que hablaran y actuaran en su nombre. Los primeros fueron los dos Proctores (literalmente representantes) que elegían anualmente para negociar en su nombre con la ciudad y otras autoridades laicas, llevar las cuentas, custodiar sus tesoros y libros, moderar en los exámenes y supervisar todas las demás ceremonias. Estas funciones pronto fueron compartidas por otros funcionarios elegidos: Los bedeles, al principio adscritos a las facultades, presidían las ceremonias; y un capellán se encargaba de los tesoros y los libros. En el siglo XVI, un registrador registraba las matrículas, las admisiones a los grados y las decisiones de los maestros regentes, mientras que un orador escribía cartas y discursos ceremoniales. La mayoría de estos cargos se mantienen en la actualidad, aunque en algunos casos sólo con fines ceremoniales.

Una comunidad de tal complejidad necesitaba reglas. Para ello, a medida que surgían los problemas, se adoptaron estatutos por parte de todo el cuerpo de la Universidad. Al principio no estaban ordenados ni codificados, sino que se anotaban al azar en los libros que llevaban los rectores. La versión más antigua que se conoce de estas decisiones es una copia realizada a mediados del siglo XIII, que se encuentra en la Biblioteca Angélica de Roma.

El surgimiento de las universidades en la edad media pdf

ResumenEl capítulo comienza con un análisis del contexto histórico en el que nacieron las universidades europeas. El momento de la aparición de las universidades (siglos XII y XIII) coincidió con un importante periodo de transición medieval en Europa, caracterizado por cambios tanto en las estructuras de poder social como en el pensamiento eclesiástico de la Iglesia católica. El análisis va seguido de una descripción de la aparición de las primeras universidades -Bolonia y París-, que se convirtieron en los modelos de otras universidades. La idea de restaurar la verdadera y original universidad (reformatio) se siguió en las nuevas universidades fundadas en toda Europa, aunque cada universidad desarrolló su propia versión de los modelos de Bolonia y París. El autor examina por qué las universidades medievales tenían una estructura de profesorado uniforme y similitudes en los planes de estudio. También analiza el alumnado medieval, los grados académicos y la movilidad de los profesores. Además, el autor reflexiona sobre la escolástica como ciencia medieval, los collegiums como forma de colaboración y solución a los problemas de acomodación, y la universidad como innovación social europea.El capítulo concluye analizando las piedras angulares y los estratos históricos de las universidades medievales, que sentaron las bases para el desarrollo de las universidades europeas modernas, incluidas las fundadas en Finlandia.