mayo 19, 2024

Cuál es el secreto del universo

¿Cuál es el secreto del universo 42

Galileo miró a los cielos, ampliando nuestra visión más allá de nuestro propio planeta. Einstein trató de entender el universo con las matemáticas y una pizarra y se quedó perplejo ante la actividad a nivel cuántico. La verdad es que todavía hay mucho que no sabemos.

En Secretos del Universo, el renombrado físico Manuel Calderón de la Barca Sánchez, narrador y personalidad destacada, ofrece su visión sobre la naturaleza de las fuerzas y la materia y sobre la búsqueda de la ciencia.

Secretos del Universo es una aventura en pantalla gigante en 3D que sumerge al público en los mayores misterios de nuestro tiempo -enigmas que abarcan desde lo infinitesimal hasta lo infinito- y presenta a las mentes brillantes que tratan de desentrañarlos.

Acompaña al científico Manuel Calderón de la Barca Sánchez en su viaje a la mayor máquina jamás construida, el mayor instrumento científico jamás creado, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC). Allí, se une a un equipo mundial que trabaja para descubrir otro asombroso avance en este nuevo mundo de la física impulsada por la tecnología. Nos adentramos en el interior de la máquina y llegamos a comprender lo que significa hacer ciencia, asociándose por la bandera de la humanidad para resolver los mayores misterios del universo.

Cuál es el secreto de la vida, del universo y de todo

El Secreto es un movimiento que cree que tus pensamientos crean tu realidad. Los seguidores creen que si quieres algo, puedes obtenerlo creyendo apasionadamente en ello. Según ellos, ésta es la ley de la atracción. El universo conspirará para que tu deseo se haga realidad.

Según el libro y la película del mismo nombre, personajes famosos como Platón, Leonardo Da Vinci, Einstein e incluso el presidente Lincoln ya comprendían la ley de la atracción. Sólo que nunca quisieron compartir este conocimiento con el público en general. Byrne sería el primero en hacerlo, y ahora todo el mundo puede conseguir lo que quiere.

Según El Secreto, para conseguir lo que quieres, todo lo que tienes que hacer es creer apasionadamente que algo te pertenece. Puede ser riqueza, estatus, fama o algo muy pequeño. Desgraciadamente, se necesita cierto tiempo antes de que el universo te dé lo que quieres. De lo contrario, sería demasiado abrumador.

Si en un momento piensas que quieres un elefante y al momento siguiente quieres un costoso Ferrari, tu salón se llenaría a la vez. La ley del retraso te protege de esto. Nadie puede decirte cuánto tiempo tardarán tus deseos en hacerse realidad, pero que se harán realidad es un hecho. Para ello, tienes que seguir los tres pasos siguientes:

Significado del secreto del universo

Algunos especulan que la inteligencia extraterrestre podría enviar vastos flujos de información codificada, una enciclopedia virtual galáctica, con conocimientos sobre el origen del universo o la inmortalidad’ – así decía un artículo de prensa en el San Diego Union-Tribune, el 5 de noviembre de 1993.

Este artículo respondía al llamamiento de los implicados en el proyecto SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence) para obtener financiación privada para la búsqueda en todo el universo de lo que creen que deben ser millones de civilizaciones que han evolucionado.1

Sin embargo, una inteligencia infinita ya ha «transmitido» información, una «enciclopedia galáctica» virtual, sobre de dónde venimos, quiénes somos, qué nos pasa, y conocimientos sobre la inmortalidad, ¡y no está codificada! Se ha traducido a casi todos los idiomas del mundo. Está en forma escrita, revelada por la inteligencia infinita que lo hizo todo. Es la Santa Biblia.

El hombre sabe que hay una inteligencia superior: se da cuenta de que hay algo más. Esto se debe a que el conocimiento de que hay un Dios infinito está escrito en el corazón del hombre y es obvio por todo lo que nos rodea. Porque lo que se puede conocer de Dios se manifiesta en ellos, pues Dios se lo ha mostrado. Porque las cosas invisibles de él, desde la creación del mundo, se ven claramente, siendo entendidas por las cosas hechas, su eterno poder y su Deidad, de modo que no tienen excusa’ (Romanos 1:19-20).