mayo 27, 2024

Creacion del universo segun los incas

Mitología incaica

Angela tiene quince años de experiencia en la enseñanza, principalmente en Educación Especial y Educación para Dotados en el nivel K-12. Ella tiene una licenciatura en Educación Primaria y Educación Especial, K-12. Además, tiene un M.A.Ed. en Educación Especial con énfasis en Dotados, K-12. Angela ha publicado varios artículos de investigación y revisión en revistas de educación.

Para los incas, el sol, la luna y las estrellas eran figuras importantes en la vida cotidiana. En esta lección, descubre cómo se utilizaba la astronomía a diario en la civilización inca y cómo les ayudaba a tomar decisiones importantes.

El cielo inca ¿Alguna vez has mirado las estrellas por la noche y has imaginado ver animales u otras imágenes interesantes? Lo creas o no, los incas también lo hacían. Los incas vivían en las montañas andinas alrededor del año 1400, en el continente de América del Sur, y creían que el cielo nocturno era mágico. Conectando las estrellas, al igual que un puzzle numérico de puntos, se pueden crear las imágenes que llamamos constelaciones. Los incas creían que las estrellas protegían a los animales de la tierra. Cada animal, incluyendo la serpiente, el zorro, el sapo y la llama, tenía una constelación que lo vigilaba. Una de las constelaciones más importantes para los incas era un grupo de siete estrellas muy brillantes llamadas las Pléyades. Los incas llamaban a las Pléyades los Siete Niños. La salida de las Pléyades marcaba el comienzo del año incaico.

Dioses incas

Los estudiosos demuestran que los sistemas de creencias de los runa (quechuahablantes) estaban integrados con su visión del cosmos, especialmente en lo que respecta a la forma en que los runa observaban los movimientos de la Vía Láctea y el sistema solar vistos desde Cusco, la capital del Tawantinsuyu, cuyo nombre significa «roca del búho». Desde esta perspectiva, sus relatos describen los movimientos de las constelaciones, los planetas y las formaciones planetarias, todos ellos relacionados con sus ciclos agrícolas. Esto era especialmente importante para los runa, ya que dependían de las estaciones agrícolas cíclicas, que no sólo estaban conectadas a los ciclos anuales, sino a un ciclo de tiempo mucho más amplio (cada 800 años a la vez). Esta forma de llevar el tiempo se desplegó para asegurar la transmisión cultural de la información clave, a pesar de los cambios de régimen o las catástrofes sociales.

Después de la conquista española de Perú por Francisco Pizarro, los funcionarios coloniales quemaron los registros llevados por los runa[cita requerida] Actualmente existe una teoría propuesta por Gary Urton según la cual los quipus podrían haber sido un sistema binario capaz de registrar datos fonológicos o logográficos. Sin embargo, hasta la fecha, todo lo que se sabe se basa en lo registrado por los sacerdotes, en la iconografía de la cerámica y la arquitectura incaicas y en los mitos y leyendas que han sobrevivido entre los pueblos nativos de los Andes.

Dios inca del sol

El pueblo inca de la región andina de América del Sur tenía un completo mito de la creación que implicaba a Viracocha, su Dios creador. Según la leyenda, Viracocha surgió del lago Titicaca y creó todas las cosas del mundo, incluido el hombre, antes de zarpar hacia el océano Pacífico.

La cultura inca del oeste de Sudamérica fue una de las sociedades más ricas y complejas que encontraron los españoles durante la época de la conquista (1500-1550). Los incas gobernaban un poderoso imperio que se extendía desde la actual Colombia hasta Chile. Tenían una sociedad complicada gobernada por el emperador en la ciudad de Cuzco. Su religión se centraba en un pequeño panteón de dioses que incluía a Viracocha, el Creador, Inti, el Sol, y Chuqui Illa, el Trueno. Las constelaciones del cielo nocturno eran veneradas como animales celestiales especiales. También veneraban las huacas: lugares y cosas que eran de alguna manera extraordinarios, como una cueva, una cascada, un río o incluso una roca que tenía una forma interesante.

Es importante señalar que, aunque los incas no tenían escritura, disponían de un sofisticado sistema de registro. Tenían toda una clase de individuos cuyo deber era recordar las historias orales, transmitidas de generación en generación. También contaban con quipus, juegos de cuerdas anudadas que eran notablemente precisos, especialmente cuando se trataba de números. Por estos medios se perpetuó el mito de la creación incaica. Tras la conquista, varios cronistas españoles pusieron por escrito los mitos de la creación que escucharon. Aunque representan una fuente valiosa, los españoles distaban mucho de ser imparciales: pensaban que estaban escuchando una herejía peligrosa y juzgaban la información en consecuencia. Por lo tanto, existen varias versiones diferentes del mito de la creación inca: lo que sigue es una recopilación de los principales puntos en los que coinciden los cronistas.

Viracocha

A lo largo de la historia de Perú, reputados cronistas han recogido conocidas leyendas y mitos sobre el origen del Imperio Inca. Pero sólo dos han conseguido formar parte de la cultura peruana y ambas narran el origen de la mayor población precolombina.

Los cronistas Guamán Poma, Cieza de León y Betanzos fueron los encargados de recoger la leyenda de los hermanos Ayar. La mítica historia de los hermanos se ha convertido en una de las leyendas más populares que explican el origen de los incas.

Según la leyenda, tras una inmensa inundación, aparecieron cuatro jóvenes (los hermanos Ayar) y sus esposas: Ayar Manco y Mama Ocllo, Ayar Cachi y Mama Cora, Ayar Uchu y Mama Rahua, Ayar Auca y Mama Huaco. Según la leyenda incaica, el grupo iba en busca de tierras fértiles.

Tras una disputa con sus hermanos, Ayar Cachi -el más poderoso y astuto de los hermanos- recibió la orden de regresar a las cuevas de Pacarina. Una vez que entró, la salida fue sellada con una roca y nunca podría salir.