mayo 26, 2023

Creacion del universo segun los egipcios

Dioses egipcios

Los mitos egipcios de la creación son los relatos de los antiguos egipcios sobre la creación del mundo. Los textos de las pirámides, las decoraciones de las paredes de las tumbas y los escritos, que se remontan al Reino Antiguo (2780-2250 a.C.), nos han proporcionado la mayor parte de la información relativa a los primeros mitos egipcios de la creación[1]. Estos mitos también forman las primeras compilaciones religiosas del mundo[2] Los antiguos egipcios tenían muchos dioses creadores y leyendas asociadas. Así, el mundo, o más concretamente Egipto, fue creado de diversas maneras según las distintas partes del país[3] Algunas versiones del mito indican el escupitajo, otras la masturbación, como acto de creación. La unión de la primera pareja divina dio lugar a otra pareja de hermanos, Geb y Nut, que a su vez crearon a Osiris, Isis, Seth y Neftis. Una extensión de este marco básico fue el mito de Osiris, su consorte Isis y su hijo Horus. El asesinato de Osiris por parte de Seth, y la consiguiente lucha por el poder, ganada por Horus, proporcionaron una poderosa narrativa que vincula la antigua ideología egipcia de la realeza con la creación del cosmos.

Comentarios

y Restricciones | Inicio Buscar en el archivoBuscar por palabra claveLa religión en la vida de los antiguos egipcios por Emily Teeter por Douglas J. BrewerDebido a que el papel de la religión en la cultura euroamericana difiere tanto de la del antiguo Egipto, es difícil apreciar plenamente su importancia en la vida cotidiana egipcia. En Egipto, la religión y la vida estaban tan entrelazadas que habría sido imposible ser agnóstico. La astronomía, la medicina, la geografía, la agricultura, el arte y el derecho civil, prácticamente todos los aspectos de la cultura y la civilización egipcias, eran manifestaciones de creencias religiosas.

Emily Teeter es investigadora asociada y conservadora de antigüedades egipcias y nubias en el Museo del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago. Es autora de una gran variedad de libros y artículos académicos sobre la religión y la historia egipcias, y ha participado en expediciones en Giza, Luxor y Alejandría.

Douglas J. Brewer es profesor de antropología en la Universidad de Illinois, Urbana, y director del Museo Spurlock. Ha escrito cuatro libros y numerosos artículos sobre Egipto, y ha pasado dieciocho años participando en proyectos de campo en Egipto, incluyendo investigaciones sobre la historia natural del desierto oriental, la transición paleolítica/neolítica en el Fayum, y excavaciones relacionadas con la cultura predinástica y dinástica del valle del Nilo.

El mito de la creación egipcia

En la única columna de texto que aparece en el reverso de esta estatuilla de loza de Ptah, se reconoce al dios como un dios creador y se le denomina «el que hizo el cielo y que dio origen a la artesanía». El texto nos dice además que Ptah ofrecerá vida, prosperidad, salud y toda la felicidad al propietario/dedicatario de la estatuilla.

¿De dónde venimos y cómo empezó nuestro mundo? Durante miles de años, los pueblos de las culturas de todo el mundo han ideado historias para explicar la creación de sus dominios. Los antiguos egipcios no fueron diferentes en este sentido. Al examinar su literatura religiosa y las representaciones que la acompañan, podemos comprender cómo explicaban la creación del mundo en el que vivían. Sus creencias eran complejas y reflejaban su entorno natural. En este ensayo para Glencairn Museum News, la Dra. Jennifer Houser Wegner, conservadora asociada de la sección egipcia del Penn Museum, nos introduce en el fascinante tema de los mitos de la creación del antiguo Egipto, incluyendo el contexto cosmológico de varios objetos de la galería egipcia del Glencairn Museum.

Dioses animales egipcios

Al principio no había nada más que Nun, el océano primigenio del caos que contenía las semillas de todo lo que vendría. En este revoltijo de aguas reposaba el dios del sol. Finalmente, mediante un esfuerzo de voluntad, emergió del caos como Ra y dio a luz a Shu y Tefnut por sí mismo. A su vez, Shu, el dios del aire, y Tefnut, la diosa de la humedad, dieron a luz a Geb y Nut, el dios de la tierra y la diosa del cielo. Así se creó el universo físico.

Los hombres fueron creados a partir de las lágrimas de Ra. Los eones pasaron y Ra se volvió decrépito, por lo que la raza ingrata de los hombres conspiró contra Ra. Cuando Ra se enteró de estas conspiraciones, convocó airadamente un consejo de los dioses. Los dioses decidieron que la humanidad debía ser destruida, y Ra envió a la diosa Hathor para que eliminara a la humanidad. Hathor hizo un trabajo eficaz, matando a los hombres por decenas de miles hasta que sólo quedó un pequeño remanente. Entonces Ra cedió y los hombres se salvaron. Pero Ra estaba completamente harto del mundo y se retiró a los cielos, dejando que Shu reinara en su lugar. En ese momento se estableció el mundo actual.