mayo 27, 2024

Costo de oportunidad de ir a la universidad

¿A qué renuncias al asistir a la universidad?

Partimos de la base de que las personas actúan en su propio interés racional. Las personas no se comportan al azar, sino que tienen un objetivo y toman las decisiones que creen que les ayudarán a alcanzarlo. Las personas toman las decisiones que creen que les dejan en mejor situación.

Suponemos que las personas tienen deseos ilimitados. La gente siempre quiere más bienes y servicios de los que ya tiene o puede comprar con sus ingresos. Ricos o pobres, lo que tienen nunca es suficiente. Siempre hay algo de lo que la gente quiere tener más.

Como tenemos una cantidad limitada de recursos, podemos producir una cantidad limitada de bienes y servicios. Por muy grande que sea esa cantidad, no podemos producir lo suficiente para satisfacer los deseos ilimitados de todo el mundo. Esto se conoce como escasez y gran parte de la economía estudia cómo la gente se enfrenta a la escasez.

alternativa. Por ejemplo, supongamos que puedo elegir entre desayunar avena, cereales Boo Berry o Raisin Bran. Como he elegido Boo Berry, mi coste de oportunidad es la avena o el Raisin Bran que podría haber comido en su lugar, lo que más prefiera.

Cuanto mayor sea el coste de oportunidad de asistir a la universidad,

La universidad es mucho más cara que antes. La matrícula de una licenciatura se ha triplicado con creces, pasando de una media (ajustada a la inflación) de unos 5.000 dólares al año en la década de 1970 a unos 18.000 dólares en la actualidad. Para muchos padres y futuros estudiantes, esta matrícula alta y creciente ha suscitado la preocupación de si obtener un título universitario sigue valiendo la pena, una cuestión que abordamos en un estudio de 2014. En este artículo, actualizamos ese estudio, estimando el coste de la universidad en términos tanto de gastos de bolsillo, como la matrícula, como de costes de oportunidad, los salarios a los que se renuncia para asistir a la escuela. Hemos comprobado que el coste de la universidad ha aumentado considerablemente en los últimos años, aunque el aumento de las matrículas no es el factor principal. Más bien, los costes de oportunidad han aumentado sustancialmente, ya que los salarios de quienes no tienen un título universitario han subido debido a la solidez del mercado laboral. En un próximo artículo, analizaremos si la universidad sigue «mereciendo la pena», sopesando los beneficios en relación con los costes para estimar la rentabilidad de un título universitario.

Economía de la matrícula universitaria

Los economistas parten de la base de que las personas sopesan los costes de oportunidad de una decisión y eligen la que es «mejor» para ellas. El motivo del beneficio es el incentivo para que las empresas se esfuercen por maximizar sus beneficios. Unos mayores beneficios suelen traducirse en mayores ingresos y mayor riqueza. Los economistas suponen que las empresas maximizarán sus beneficios produciendo bienes y servicios de forma eficiente.

¿Cuál fue el coste de oportunidad de la decisión de LeBron James de jugar al baloncesto profesional en lugar de ir a la universidad? ¿Fue esa oportunidad mayor que el coste para la mayoría de los estudiantes de secundaria? En el instituto, LeBron era uno de los reclutas de baloncesto más codiciados. Los equipos profesionales ansían jugadores de su excepcional capacidad. Recibió la primera elección en el draft de la Asociación Nacional de Baloncesto en 2003 nada más salir del instituto.

Hay costes de oportunidad que no son monetarios. Por ejemplo, supongamos que Jane es una niñera adolescente. Hay varias opciones que pueden influir en la decisión de Jane sobre el número de horas que va a hacer de canguro. Tal vez tenga la oportunidad de aceptar un trabajo que se vea muy bien en su solicitud de ingreso a la universidad. El beneficio de aumentar la probabilidad de ser aceptada en la universidad de su elección puede hacer que Jane acepte el nuevo trabajo aunque su remuneración sea menor y sus horas sean más restrictivas. Si Jane decide aceptar el trabajo, pasará menos horas cuidando niños, lo que provocará un desplazamiento hacia la izquierda de la curva de oferta. Tal vez la mayoría de sus amigos se hayan ido durante el verano. En este caso, Jane prefiere no pasar las noches en casa sola, por lo que decide pasar más noches cuidando niños. Su curva de oferta se desplazaría hacia la derecha. La siguiente mejor oportunidad es el coste de oportunidad de Jane. Su coste de oportunidad aumentará significativamente cuando se gradúe en la universidad y tenga muchas ofertas de trabajo con salarios más altos. Estas oportunidades probablemente la llevarán a interrumpir su servicio de canguro.

Ejemplos de coste de oportunidad en el cine

Todos los días tenemos que tomar decisiones, ya sean pequeñas, como probar un nuevo jabón, o enormes, como mudarnos al extranjero. Cada una de estas decisiones tiene un precio. Este precio es el beneficio al que renunciamos por no elegir la otra opción. Los economistas llaman a estos beneficios «costes de oportunidad». Aunque a menudo son menos obvios y a veces especulativos, los costes de oportunidad pueden ser enormes, por lo que aprender sobre ellos tiene sentido. Mira nuestro vídeo para saber más sobre qué son los costes de oportunidad, cómo funcionan en la vida real y cómo puedes calcular los verdaderos costes de ir a la universidad.

A veces se presenta una nueva y emocionante oportunidad, cuando estamos completamente contentos con nuestra situación vital actual. Si eso ocurre, nos vemos obligados a pensar en los costes de oportunidad. Esto se debe a que, cuando vemos la nueva oportunidad, la comparamos con nuestra situación actual y pensamos en lo que está en juego si vamos a por ella. Esto suele ocurrir sin que seamos capaces de ver el panorama completo.

Imaginemos que intentamos calcular el coste real de ir a la universidad. Un factor puede ser la matrícula, que en nuestro caso es de 10.000 dólares. Como ese es nuestro único coste, podríamos concluir que el coste de la universidad es de 10.000 dólares al año. Pero para los economistas, eso no es del todo correcto. Porque tenemos que añadir el dinero que podríamos haber ganado trabajando, en lugar de asistir a la universidad.