julio 20, 2024

Constitución española sanidad universal

España sistema sanitario fondo de la mancomunidad

El objetivo de este artículo es analizar las raíces de la reforma sanitaria española que tuvo lugar una vez muerto el dictador, el general Franco, en 1975. Tras contextualizar el lugar que ocupa España en el desarrollo de los sistemas sanitarios occidentales, se evalúan tres elementos clave y su influencia en la medicalización de la sociedad española. El primero es el impacto económico, social y cultural de la introducción del Seguro Obligatorio de Enfermedad (SOE), que entró en vigor en 1944 y fue sustituido posteriormente por la Seguridad Social en 1967. En segundo lugar, describimos algunas de las claves para entender mejor el predominio del hospital en el sistema sanitario, que se consolidó con la Ley General de Sanidad aprobada en 1986, a pesar de su énfasis en la atención sanitaria comunitaria. En tercer lugar, nos planteamos el problema del acceso a la sanidad en las zonas rurales en los años 1940-1960, cuando coexistían la red de médicos locales y el SOE.

2El sistema sanitario público fue quizás el logro más significativo de la transición a la democracia que siguió a la muerte de Franco, tan importante como el desarrollo de las infraestructuras viarias y ferroviarias. De hecho, en los resultados de las encuestas actuales sobre cuestiones sociales, el sistema sanitario no suele figurar como preocupación principal (Centro de Investigaciones Sociológicas, 2018: 4). Se cree -y probablemente con razón- que el sistema satisface las necesidades de la población, aunque los recortes sanitarios de los últimos años han suscitado preocupación por las listas de espera y la privatización de centros sanitarios en algunas regiones. El hecho de que el sistema sanitario público no suela estar en el primer plano del debate político ha llevado, con toda probabilidad, a los historiadores de la Transición a ignorarlo.

Sistema sanitario español 2020

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica la asistencia sanitaria universal como el acceso que tienen todos los ciudadanos o personas que residen en una nación a los servicios de asistencia sanitaria sin tener que afrontar dificultades económicas. La OMS afirma que se trata de un elemento clave para mejorar el bienestar general de un país: también se considera una inversión en capital humano, una forma de reducir tanto la pobreza como la exclusión y un elemento fundamental para el crecimiento económico y el desarrollo positivos.

Es sabido que España tiene una de las esperanzas de vida más altas del mundo, a lo que hay que añadir que cuenta con un sistema sanitario accesible y formidable. En este post se desvelarán más detalles sobre la asistencia sanitaria universal en España, los costes para los consumidores y cómo formar parte del sistema de seguridad social español.

En España, todo el mundo -sí, todo el mundo- tiene derecho a acceder a la asistencia sanitaria a través de la Constitución española, ratificada hace menos de 50 años. El Sistema Nacional de Salud en España está supervisado por el Ministerio de Sanidad en lo que respecta a la política y el presupuesto, aunque está descentralizado a nivel regional, lo que ha provocado disparidades en la atención y la calidad, así como crisis presupuestarias en los últimos años.

Sanidad en España para turistas

La intervención pública en los problemas de salud colectiva siempre ha sido de interés para los gobiernos y las sociedades, especialmente en el control de las epidemias mediante el establecimiento de cuarentenas navales, el cierre de las murallas de las ciudades y la prohibición de viajar en épocas de peste, pero también en cuanto a medidas higiénicas y paliativas. Al-Andalus -la España medieval gobernada por los musulmanes- se distinguió por su nivel de conocimientos médicos en relación con el resto de Europa, especialmente entre los médicos de la Edad de Oro de la cultura judía en España. En los años posteriores a la Reconquista, el Real Tribunal del Protomedicato reguló la práctica de la medicina en España y en sus colonias. Sin embargo, el sistema de facultades de medicina en las distintas universidades estaba muy descentralizado. La cirugía y la farmacia estaban bastante separadas de la medicina y gozaban de bastante menos prestigio; los sistemas de Galeno e Hipócrates dominaron la práctica médica durante la mayor parte de la época del Antiguo Régimen.

La medicina fue uno de los principales campos de actividad de los novatores de finales del siglo XVII, pero sus iniciativas fueron individualizadas y localizadas. Existe una cierta continuidad entre sus trabajos y los más amplios del Siglo de las Luces, como los del Colegio de Cirugía de San Carlos en Madrid. A principios del siglo XIX, la Expedición Balmis (1803) para administrar la vacuna de la viruela en todas las colonias españolas fue una empresa de salud pública de un alcance geográfico sin precedentes.

Pros y contras del sistema sanitario español

Como nuevo expatriado en España, tener acceso a un médico y contratar su seguro médico puede ser lo primero en su lista. Después de todo, a nadie le gusta no estar preparado para las emergencias o recibir una factura enorme.

España se toma la sanidad muy en serio. La Constitución garantiza el derecho de todos los residentes a tener acceso a una asistencia sanitaria básica universal y preventiva. Esto incluye la cobertura de cualquier enfermedad preexistente.

La respuesta corta es no, no en todos los casos. Pero como residente en el extranjero, lo más inteligente sería contratar un seguro médico. Su seguro médico puede ahorrarle miles de euros en gastos médicos y, por tanto, es muy recomendable.

Si usted es un ciudadano de la UE/EEE que trabaja o un expatriado que emigra a España desde otro país de la UE, puede hacer uso de su TSE o Tarjeta Sanitaria Europea. Con ella tendrá acceso gratuito a la asistencia sanitaria en España durante los tres primeros meses.

Para garantizar que todo el mundo en España pueda acceder a la asistencia sanitaria básica universal, el sistema sanitario español se financia con las cotizaciones a la seguridad social de todos los trabajadores, incluidos los autónomos y los expatriados.