mayo 27, 2024

Considerandos de la declaracion universal de los derechos humanos

Declaración universal de los derechos humanos 1948

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) es un documento internacional adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas que consagra los derechos y libertades de todos los seres humanos. Redactada por un comité de la ONU presidido por Eleanor Roosevelt, fue aceptada por la Asamblea General como Resolución 217 durante su tercera sesión, el 10 de diciembre de 1948, en el Palacio de Chaillot de París (Francia)[1] De los 58 miembros de las Naciones Unidas en aquel momento, 48 votaron a favor, ninguno en contra, ocho se abstuvieron y dos no votaron[2].

Durante la Segunda Guerra Mundial, los Aliados -conocidos formalmente como las Naciones Unidas- adoptaron como objetivos básicos de guerra las Cuatro Libertades: libertad de expresión, libertad de religión, libertad del miedo y libertad de la miseria. [17][18] Hacia el final de la guerra, se debatió, redactó y ratificó la Carta de las Naciones Unidas para reafirmar «la fe en los derechos fundamentales del hombre y en la dignidad y el valor de la persona humana» y comprometer a todos los Estados miembros a promover «el respeto universal a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión, y la efectividad de tales derechos». [19] Cuando las atrocidades cometidas por la Alemania nazi se hicieron plenamente evidentes después de la guerra, el consenso en la comunidad mundial fue que la Carta de la ONU no definía suficientemente los derechos a los que se refería[20][21] Se consideró necesario crear una declaración universal que especificara los derechos de las personas para hacer efectivas las disposiciones de la Carta sobre los derechos humanos[22].

Declaración Universal de los Derechos Humanos resumen pdf

Human Rights Now! fue una gira mundial de veinte conciertos benéficos en nombre de Amnistía Internacional que tuvo lugar durante seis semanas en 1988. Celebrados no para recaudar fondos, sino para dar a conocer tanto la Declaración Universal de Derechos Humanos en su 40º aniversario como el trabajo de Amnistía Internacional, los espectáculos contaron con la participación de Bruce Springsteen y la E Street Band, Sting, Peter Gabriel, Tracy Chapman y Youssou N’Dour, además de artistas invitados de cada uno de los países donde se celebraron los conciertos.

La gira fue posible en parte gracias a una subvención de la Fundación Reebok. Los veinte conciertos fueron la segunda etapa de lo que posteriormente se conoció colectivamente como los Conciertos por los Derechos Humanos, una serie de eventos musicales y giras organizadas por la Sección Estadounidense de Amnistía Internacional entre 1986 y 1998.

La gira fue concebida originalmente por el director ejecutivo de la sección estadounidense de Amnistía Internacional, Jack Healey, tras una sugerencia del anterior director ejecutivo, David Hawk, con algunas aportaciones limitadas del productor Martin Lewis, que había reclutado por primera vez a músicos de rock para que actuaran para Amnistía años antes para la serie de actos benéficos Secret Policeman’s Ball. [1] [2] Healey desarrolló el concepto con el famoso promotor de rock Bill Graham, que había trabajado con Healey en la gira más corta de Amnistía, sólo en Estados Unidos, en 1986, titulada A Conspiracy of Hope, y que actuó como director de la gira. Healey actuó como productor ejecutivo, dirigiendo el equipo de tres productores: Mary Daly, Jessica Neuwirth y James Radner, padre de George Radner. Las estrategias de medios de comunicación para la gira, basadas en conceptos originados por Healey y Lewis,[3] fueron desarrolladas por Healey y Daly y ejecutadas por el director de medios de comunicación de la gira, Magdeleno Rose-Avila, y Charles Fulwood, director de comunicaciones de Amnistía Internacional EE.UU.[3].

Declaración universal de los derechos humanos pdf

En virtud de la Ley de Promoción de Medidas para la Protección de los Derechos Humanos (párrafo 42), promulgada en diciembre de 1996, se creó el Consejo para la Promoción de los Derechos Humanos en marzo de 1997. El Consejo ha estado investigando y examinando los asuntos básicos de la promoción integral de la educación y la inculcación, que mejoran el nivel de comprensión sobre el concepto de respeto de los derechos humanos entre los ciudadanos de acuerdo con un mandato del Ministro de Justicia, el Ministro de Educación, Cultura y Ciencia, y el Director General de la Agencia de Gestión y Coordinación.

Es importante que los escolares estudien cómo respetar adecuadamente los derechos humanos fundamentales, profundizar en su nivel de comprensión de los diferentes grupos étnicos y eliminar la discriminación o los prejuicios raciales o étnicos. Por lo tanto, las escuelas primarias, las escuelas secundarias y los institutos de secundaria ofrecen instrucción sobre cuestiones relativas al respeto de los derechos humanos a través de actividades educativas generales. Estas escuelas también promueven una educación que conduzca a una comprensión y un respeto más profundos de las formas de vida y las culturas de los pueblos de diversos países extranjeros. Especialmente en las clases de estudios sociales y de ética, los escolares, según la etapa de desarrollo en la que se encuentren, estudian el significado y el papel del derecho internacional sobre los derechos humanos y el respeto de los derechos humanos fundamentales.

Atsauksmes

En 2020 se celebra el 75º aniversario de las Naciones Unidas, fundadas en 1945 para apoyar la acción colectiva internacional con el fin de lograr la paz, el desarrollo y los derechos humanos para todos. Su Carta confiere a las Naciones Unidas el poder de actuar en muchas cuestiones mundiales, como la seguridad y la paz, el cambio climático, los derechos humanos, el desarme nuclear, las emergencias humanitarias y sanitarias, y mucho más.

Leonard Bernstein, un humanitario de toda la vida, se implicó continuamente en los problemas sociales más acuciantes de su época, alineándose a menudo con la labor para la que se creó la ONU. A lo largo de varias décadas, dirigió varios conciertos relacionados con la ONU, sobre todo para celebrar el Día de las Naciones Unidas el 24 de octubre y el Día de los Derechos Humanos el 10 de diciembre.

El compromiso de Bernstein con las Naciones Unidas comenzó el 10 de diciembre de 1949, cuando dirigió la Orquesta Sinfónica de Boston en el Carnegie Hall, para celebrar el primer aniversario de la ratificación por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: un documento que marca un hito al proclamar los derechos inalienables que toda persona tiene por naturaleza. El concierto incluyó un discurso de Eleanor Roosevelt, primera presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en el que afirmó que la Declaración «será uno de los cimientos sobre los que los pueblos del mundo podrán construir la paz». Televisado por la NBC, el concierto supuso muchas primicias históricas: la primera aparición de Bernstein en televisión, la primera emisión televisiva de la Orquesta Sinfónica de Boston y el primer programa televisado desde el Carnegie Hall. El programa comenzó con el estreno mundial del «Preámbulo» de Aaron Copland, con Sir Laurence Olivier narrando el texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bernstein también interpretó el Concierto para piano en sol de Ravel, dirigiéndolo desde el piano, y dirigió a los solistas Irma González (soprano), Elena Nikolaidi (mezzo), Raoul Jobin (tenor), Nicola Moscona (bajo), y la Collegiate Chorale en la monumental «Oda a la alegría» de la Sinfonía nº 9 de Beethoven.