mayo 24, 2024

Consejo social de la universidad de málaga

EICSummit21 – Premios Capital Europea de la Innovación

A través de este proyecto, la Fundación TUI Care pretende empoderar a las mujeres desfavorecidas de Málaga, haciendo de la cocina la clave de una forma innovadora de conocer el rico patrimonio cultural de la ciudad y abriendo al mismo tiempo nuevas perspectivas para estas mujeres.

Cada año son más los turistas que visitan Málaga -dos millones solo en octubre de 2017- y cada vez están más interesados en conocer y degustar su gastronomía local. Como todas las regiones españolas, Andalucía tiene su propia cocina, a través de la cual los visitantes pueden descubrir su historia y su patrimonio: desde el gazpachuelo, una sopa que antes era un almuerzo barato para los pescadores pobres pero que ahora es una delicia gourmet, hasta los postres de inspiración árabe que reflejan siete siglos de dominio musulmán.

Sin embargo, los beneficios económicos del turismo y el crecimiento apenas se han filtrado hasta ahora a los habitantes más pobres de la ciudad, sobre todo a los de los barrios de Trinidad y Perchel. En estos barrios tradicionalmente obreros -el Perchel recibe su nombre de las perchas que los pescadores utilizaban para secar el pescado- los niveles de educación y empleo son bajos. El 60% de los hogares están clasificados como de bajos ingresos, en 2011 la mitad carecía de una educación adecuada y los barrios están segregados socialmente del resto de la ciudad. Además, la cultura machista sigue prevaleciendo en muchas familias, y la tasa de fertilidad en 2014 era el doble de la media nacional, con cuatro hijos por familia.

El desarrollo de las ciudades a través de la innovación y las asociaciones

Torremolinos, Málaga, acogió entre el 17 y el 22 de julio el 8º Campeonato de Europa Universitario de Voley Playa 2011, en el que participaron 27 equipos medios y 16 equipos femeninos de hasta 14 países.

El acto contó con la presencia de Pedro Fernández Montes, Alcalde de Torremolinos, y Marta Carranza, Vicedirectora de Promoción Deportiva del Consejo Superior de Deportes, y otros miembros del Consejo Superior de Deportes. En nombre del Comité Organizador, los participantes fueron recibidos por Antonio Merchán, famoso periodista español.

En las finales femeninas, el título de campeón fue para el equipo de la Universidad de Málaga, que ganó un emocionante partido final contra el equipo de la Universidad de Viena, que tampoco se rindió sin luchar.

PRESENTACIÓN DE OPENWIND

La Universidad de Málaga se fundó oficialmente en 1972, pero su historia de implicación con la comunidad data incluso de antes de su inauguración, ya que la comunidad local abogó por la creación de una universidad en la región y desarrolló una asociación local llamada «Asociación de Amigos de la Universidad de Málaga» ya en 1968. La universidad ha crecido desde su fundación con sólo dos facultades y ahora incluye dos campus y más de 35.000 estudiantes.

«Este logro premia el esfuerzo realizado en los últimos años en pro del emprendimiento. También reconoce quiénes somos y hacia dónde nos dirigimos. Además, nos reta a reforzar la asociación y cooperación con instituciones y empresas, para que juntos logremos un mejor futuro y una mejor sociedad» afirma el rector de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez

Además de suponer un importante reconocimiento a los esfuerzos de la universidad, el proceso de acreditación también puede ser una valiosa experiencia de aprendizaje para las universidades. Como describe Rafael Ventura, Vicerrector de Innovación Social y Emprendimiento de la UMA, «esta acreditación ha supuesto un aprendizaje para toda la organización, ya que nos ha proporcionado un marco de referencia para entender el significado de ser una universidad emprendedora, identificar las áreas de mejora dentro de la institución y validar nuestra estrategia. Tenemos una espléndida oportunidad de mostrar a los estudiantes, a la sociedad y a las empresas de nuestro entorno qué tipo de universidad queremos ser».

KN012 Antonio López Peláez, Marcuello Servós

En 2017, investigadores malagueños, dirigidos por el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Málaga (UMA) José Suárez Padilla y por encargo de la Gerencia Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga, realizaron prospecciones de superficie con métodos geofísicos, que permitieron delimitar con precisión la ciudad.

El pasado verano, de la mano de la Universidad y el Ayuntamiento, se llevó a cabo un proyecto para determinar si aquel importante asentamiento fue devastado en el siglo VIII por un tsunami, tal y como propuso la arqueóloga María Eugenia Aubet, que dirigió en los años 80 las excavaciones que sacaron a la luz los restos de esta singular colonia fenicia.

En el marco del proyecto de terremotos y tsunamis en la Península Ibérica denominado «TSUNIBER», la Universidad estudió el asentamiento situado en la desembocadura del río Guadalhorce para conocer mejor la catástrofe marina que lo destruyó hace 2.700 años y que, sin duda, «tiene mucho que decir sobre los orígenes de nuestra ciudad».

Dirigido por Manuel Álvarez Martí-Aguilar (catedrático de Historia Antigua de la UMA), este proyecto del Ministerio de Ciencia e Innovación tiene como objetivo general el estudio de los terremotos y tsunamis ocurridos en la Península Ibérica en la antigüedad para evaluar sus impactos económicos, sociales y culturales en las comunidades costeras peninsulares. El catedrático de Prehistoria de la UMA señala que en excavaciones anteriores se identificaron niveles de alta salinidad contenidos en el subsuelo, lo que refuerza la evidencia de la existencia de al menos dos episodios de oleaje marino extremo en el asentamiento.